Publicado el

Una alternativa al #NaNoWriMo

Llego tarde para hablar del #NaNoWriMo, pero como precisamente lo que planteo es una alternativa para los que finalmente no se apuntan al reto, bien está.

Yo no me apunto, sobre todo porque mis obligaciones actuales no me permiten dedicar el tiempo necesario para escribir la que sería mi primera novela. Tampoco creo que sea la mejor forma de encarar una primera novela.

Y ahí es dónde está la clave. Quiero plantear un reto alternativo para todos aquellos que quieren escribir una novela, tienen la idea más o menos definida, pero aún no se han puesto manos a la obra. Y se trata de su primera novela.

Comenzar a escribir a destajo probablemente no es la mejor opción con la primera novela. ¿Has preparado adecuadamente la escaleta, los personajes, las escenas? Si no has escrito una novela antes, probablemente te surgirán numerosas dudas con respecto a la forma de escribir, con relación a la trama, los personajes… y todo esto es necesario tenerlo muy claro si queremos cumplir con un reto como el NaNoWriMo.

Yo he escrito otro tipo de libros, de temas de formación para profesionales, y no tiene nada que ver. En una novela hay que idear una trama y unos personajes que deben ser sólidos a la vez que evolucionar… no voy a descubrir ahora los secretos de la novela. El caso es que la primera novela hay que escribirla sin la presión del tiempo que supone el NaNoWriMo, o al menos así lo creo.

De todas formas, sea tu primera novela o no, ¿no te ha dado tiempo de prepararlo todo para el NaNoWriMo? Perfecto, tu objetivo para este mes de noviembre puede ser hacer este trabajo previo a conciencia, sin demasiadas prisas, pero sin pausa. Que al finalizar el mes hay quien podrá decir que ha escrito 50.000 palabras, pero tú podrás decir que tienes tu novela (la primera o no) planificada al dedillo, de principio a fin, sin cabos sueltos, con toda la escaleta bien definida, con los personajes claros, con su origen, su personalidad, su evolución, sus cambios y sus metas.

Utiliza el mes de noviembre para planificar tu obra con detalle, y en enero, arranca a escribir tu nueva novela. Y que tu novela florezca en primavera, la corriges y maquetas, le das una portada, y la publicas para verano.

No está nada mal el plan. Como ves no he ido con prisas, pero sí marcando objetivos intermedios. Veo a diario en las redes sociales escritores noveles que no terminan de sacar adelante sus obras (novelas, cuentos o comics), y que no saben si ahora hacer esto o lo otro, si avanzar por una lado o por el contrario.

Lo que ocurre es que no se han marcado objetivos. Objetivos alcanzables, con sentido, con plazos. Por eso resultan tan interesantes los certámenes literarios, porque te marcan un objetivo a dos o tres meses vista. Sea cual sea tu actividad, aunque ahora hablamos de escribir, necesitamos una planificación con objetivos. No es suficiente con trabajar, es necesario cumplir las metas intermedias del trabajo, llegar a algún sitio, con un camino. Y después llegar a otro. Y esos sitios deben estar marcados en nuestro mapa, porque si no lo están, nunca llegaremos a ellos o andaremos dando tumbos.

¿Te pones en serio a planificar tu novela este mes de noviembre?

Publicado el

Protege tus obras enviadas a concursos

safecreative registro propiedad intelectual

Antes de nada aviso, este artículo lleva enlaces de afiliación. Pero no lo he escrito por eso, sino que así aprovecho para medir el impacto del enlace.

Ya me hubiera gustado a mí disponer de una manera fácil y barata de registrar la propiedad intelectual (página del registro oficial del Estado español) de un trabajo cuando estaba en la universidad. Parece poco probable que un profesor o un compañero de pupitre utilice nuestro trabajo para su propio provecho presentándolo como propio ante terceros. Parece poco probable, y sin embargo de vez en cuando sucede.

No me refiero a un plagio, a copiar parte del trabajo para utilizarlo en otro, sino a un robo tal cual. Sucede muy pocas veces, pero nunca se sabe a qué manos va a llegar nuestro trabajo. Mi recomendación es que utilicemos alguno de los registros gratuitos y rápidos de propiedad intelectual que hoy en día tenemos accesibles a través de internet.

El de los trabajos universitarios es sólo un caso de uso, y probablemente residual. Pero donde es mucho más interesante, por no decir importante, utilizarlo, es para registrar obras literarias o gráficas no publicadas.

Es importante destacar que si publicamos un libro en edición papel, con su ISBN y depósito legal, no habrá duda de quién ha escrito el libro y cuál es su contenido. Si lo publicamos en formato digital o en papel bajo demanda es más complicado demostrar cuál es el contenido del libro, pues lo podemos cambiar en cualquier momento. Aún así, podríamos llegar a demostrar que el contenido del libro es original nuestro.

El problema realmente surge cuando enviamos un manuscrito para su evaluación o, sobre todo, para participar en un concurso literario o una obra para un concurso de comics, ilustraciones, etc. En muchas ocasiones este tipo de concursos están organizados por completos desconocidos que buscan, mediante unas bases de concurso fraudulentas (contrarias a la ley) apropiarse de los derechos de explotación de las obras de forma gratuita.

Como somos personas cabales y responsables asumimos que nos leemos detenidamente las bases de los concursos y que no nos presentamos a aquéllos que no están claros o contienen abusos de cualquier tipo. Sin embargo aún queda un problema por resolver, y es que no sabemos si todas las personas que tendrán acceso a nuestro manuscrito o nuestra obra gráfica son honestos. No es por pensar mal de las personas o de las organizaciones ni mucho menos, pero los mayores escándalos de esta vida vienen de la mano de empleados con sed de venganza… nunca sabemos si un empleado despechado abusará de su acceso a nuestra obra e intentará sacarle provecho.

Y aquí es donde viene mi recomendación: utiliza Safecreative. Se trata de un registro privado de propiedad intelectual que utiliza la tecnología para generar un sello de tiempo  inmodificable, seguro y con validez legal como certificado de tiempo y contenido. Además es gratuito con algunas limitaciones.

Tan sólo unos minutos para darte de alta y registrar una obra subiéndola al servicio online. De manera instantánea tenemos un sello de tiempo que nos indica que ese documento, con ese contenido, fue subido a la plataforma Safecreative por nosotros con una determinada información asociada con respecto a los derechos de autor y licencia de uso.

Es preferible al registro oficial de la administración por sencillez, inmediatez y precio. Sólo con leer las instrucciones y las indicaciones de la web oficial del ministerio (que he enlazado hacia el principio de este artículo), acabas perdido. ¿Eres capaz de localizar el enlace para solicitar el registro telemáticamente? Enhorabuena, no todo el mundo lo consigue. No estoy haciendo ninguna burla, es una realidad. Con Safecreative no te pasa eso.

Abajo podéis ver el aspecto del registro visto desde el panel de gestión propio. (He eliminado de la imagen mi nombre verdadero, para resolver ese misterio todavía no ha llegado el momento).

Si quieres conocer otras alternativas para el registro de  propiedad intelectual puedes echar un vistazo a este artículo de Mariana Eguaras que hace un breve repaso de las opciones existentes y sus costes. El resumen es que la mejor opción por precio y por servicio es SafeCreative, en mi opinión, pero para eso está ese recopilatorio, para que tú elijas lo que más te interesa. ¡Registra tus obras!

Publicado el

Promoción alternativa (online y offline) de libros, fotografías e ilustraciones

Lo que voy a comentar ahora son cosas en principio muy evidentes, que sin embargo casi nadie pone en práctica y quien lo hace no tiene claro su rendimiento. Me estoy refiriendo a algunas alternativas para la promoción online y offline (simultánea) de libros, fotografías, ilustraciones, o cualquier objeto creativo o artístico.

Hoy en día confiamos ciegamente en la promoción y el marketing online para llegar a nuestro público, y sin embargo, esto significa asumir dos carencias:

  • No todo nuestro público potencial está a nuestro alcance online.
  • Un impacto cruzado offline y online refuerza nuestro mensaje y mejora los resultados.

Por este motivo, es muy importante tener en cuenta el canal offline para llevar a cabo acciones de marketing, aunque sea online nuestro canal de distribución de contenidos (libros, ilustraciones, fotografías…)

Sea cual sea el canal de promoción y la forma de hacerlo, debemos tener claros unos objetivos. Sin objetivos, no funciona nada, o casi seguro que no funciona, porque no lo hacemos de la forma adecuada ni en el momento adecuado.

Por tanto, hagamos lo que hagamos para promocionar nuestras creaciones, lo primero es tener unos objetivos concretos. Esto condicionará nuestra estrategia en primer lugar, y después la forma de ejecutarla.

Y ahora sí, paso a comentar las opciones alternativas para promocionar nuestras creaciones artísticas, muy básicas, pero también pueden llegar a ser realmente efectivas si las hacemos bien, las coordinamos y las introducimos dentro de una estrategia.

El soporte físico off-line

  • Flyers: Cartulinas, folletos, tarjetas… los podemos llamar como queramos. Imprimir unos flyers promocionales tiene mucho sentido siempre que cumplamos algunas condiciones:
    • Aportar la información relevante en el flyer, lo que incluye contacto y algún medio online.
    • Dejar claro de qué se trata lo que ofrecemos, no se trata sólo de generar un impacto de marca en abstracto.
    • Distribución: ¿Dónde y cuándo vamos a repartir los flyers? Si no lo sabes, no los imprimas, no te servirán para nada.
  • Marcapáginas: ¿Pero no es lo mismo que antes? No, claro que no. Un marcapáginas tiene una utilidad concreta en sí mismo, independientemente de lo que contenga en él. Los flyers, sólo sirven por su información, los marcapáginas nunca pierden su utilidad. Por este motivo probablemente te interesa uno u otro pero no los dos. Piénsalo, recuerda cuáles son tus objetivos y dónde y cuándo vas a distribuirlos.

Plataformas on-line alternativas

 

Amazon universaliza el acceso a nuestro trabajo creativo

Si nos enrolamos en KDP Select tenemos unos beneficios de promoción interesantes, que unidos a una descarga gratuita en un primer lugar, y después a un precio bajo (0,99€), logramos un impacto importante y un volumen de reseñas y lectores muy interesante.

¿Pero después qué pasa? ¿Se mantiene en el tiempo este éxito en Amazon? En la mayoría de los casos, si logramos dicho éxito, que no siempre se logra, es muy difícil mantener más allá de seis u ocho meses un buen nivel de ventas en Amazon y es necesario empujar con promoción desde nuestra propia actividad en las redes sociales.

De esta manera, estamos cubriendo una parte de nuestra audiencia potencial, la que utiliza habitualmente Amazon para descubrir nuevas obras. ¿Y qué ocurre con otra parte de nuestra audiencia que utiliza otros canales?

Plataforma Lektu  para distribución digital

Lektu es una plataforma española con ambición internacional que permite la puesta a disposición del público todo tipo de obras digitales. Tiene dos particularidades, una es que las obras no van protegidas por DRM, como filosofía de la casa; y la otra es que permite diferentes formas de pago como el pago social o el paga si te gusta, para utilizarlas como herramientas de marketing.

Cada vez hay muchos usuarios que utilizan la plataforma Lektu como su descubridor de nuevas obras, al igual que hacen muchos usuarios de Amazon. Lektu se queda con el 25% del importe de las ventas logradas.

Plataforma Bubok de publicación digital y de impresión bajo demanda

Bubok es otra plataforma española con presencia local en varios países hispanohablantes. Su fuerte es que puedes ofrecer tu obra en impresión bajo demanda sin coste alguno para ti. La plataforma se queda el 20% del precio de venta. En el caso de la impresión bajo demanda Bubok te permite como autor realizar compras a precio de coste y con descuento por volumen.

Su catálogo de obras autoeditadas es bastante amplio, y es también un buen canal para descubrir a nuevos autores.

Conclusiones

  • Plantéate unos objetivos y una estrategia de marketing online para tu obra. Y un plan de acción.
  • Después de Amazon (si es que es tu primera elección), incluye en tu plan la presencia en otras plataformas digitales alternativas como Lektu o Bubok, de acuerdo a tus intereses.
  • No descartes en ningún momento la promoción offline de tus obras, es más, a ser posible inclúyela en tu estrategia desde el principio.

Servicios de difusión on-line y off-line para autores

En Basicast estamos trabajando para ofrecer un servicio de difusión on-line y off-line para creativos que puede incluir la maquetación en formato epub, subir la obra a Lektu y/o Bubok, impresión de marcapáginas y flyers, etc., en combinación con nuestros servicios de blog para creativos (libros/autores, books de fotos). Si te interesa que te informemos en cuanto tengamos el servicio listo, déjanos tus datos en el siguiente formulario. Gracias.

Actividades de promoción on-line y off-line
Enviando

NB: los enlaces a Lektu y Bubok son de afiliado.

Publicado el

Cómo mejorar tu presentación en 5 minutos

Hay una pequeña mentira, y es que en cinco minutos nadie mejora nada cuando el arte de presentar se basa no sólo en técnicas sino también en la práctica. En cinco minutos sabrás lo que debes hacer y cómo aplicarlo a tu presentación, pero a partir de ahí sólo la práctica te permitirá una mejora progresiva de tus presentaciones hasta que las optimices de forma innata.

Me refiero a presentaciones habladas, a la parte verbal, no a presentaciones de diapositivas. Nunca he sido muy bueno con las diapositivas, ni me interesan demasiado, pero sí que es mucho más interesante comunicar y transmitir bien con la palabra.

Reuniones de trabajo, con clientes o proveedores, presentaciones de producto, conferencias… da igual de lo que se trate. Hay un pequeño truco que desdoblamos en tres partes para conseguir que una presentación llegue a tu público.

Doy por hecho que el guión de tu presentación es bueno, que tiene una introducción, unos objetivos, y unos puntos ordenados para llegar a los objetivos, con una conclusión final. Y por supuesto que no es más larga de lo necesario.

A partir de aquí, el principal truco para poner en práctica la técnica que te permite llegar más y mejor a tu audiencia es el siguiente en tres actos:

  1. Masca las palabras: no tiene nada que ver con hablar despacio o deprisa, si bien al “mascar las palabras” se reduce la velocidad al hablar, pero el objetivo no es hablar más despacio, sino hablar más claro, pronunciando mejor las palabras. Si hacemos el ejercicio de “mascar las palabras” lo que estamos haciendo es hacer énfasis en las vocales que son las que dan fluidez y entendimiento al castellano. Esto no sería aplicable a otros idiomas donde se juntan muchas consonantes o en los que las vocales son cerradas o existen distintas sonoridades para una misma vocal. En español tenemos la fortuna de que las vocales tienen una única tonalidad, muy abierta y definida, y la primera parte del truco se trata precisamente en esforzarse en esta definición para que se nos entienda perfectamente. Otro resultado colateral de este truco es que el tono de voz será más fuerte porque pondremos más énfasis en lo que decimos, con lo que ganaremos por partida doble.
  2. Habla para extranjeros: como decía al principio se trata del mismo truco desdoblado en tres partes. Si imaginamos que nuestra audiencia es extranjera y que le cuesta seguir nuestro idioma, nos esforzaremos más en que se nos entiendan las palabras, utilizaremos un vocabulario más directo, frases más cortas, haremos repeticiones de las ideas importantes pero con otras palabras… en definitiva queremos que quede claro el mensaje.
  3. Mira a tus interlocutores: míralos uno a uno, no de forma general. No estás hablando al tendido, ni a la mesa o al suelo. Estás hablando para personas de la primera fila, de la segunda… para todas y cada una de ellas. Míralas una a una, detente unos segundos en cada rostro. Salta rápido aquellos que en el momento en el que los miras no te están mirando o están distraídos, y pasa al siguiente. Hazlo por orden o de forma aleatoria, pero habla siempre para una persona determinada, queriendo llegar a esa persona, queriendo comunicarte y transmitir tu mensaje claramente a esa persona.

Con estas técnicas o trucos podrás mejorar tus presentaciones de forma gradual. La práctica hará que estos trucos te salgan con naturalidad y que no necesites ser consciente de estar haciendo cada una de esas cosas para comunicar mejor.

En definitiva lo que conlleva todo esto es a transmitir con todo el cuerpo el mensaje, porque le pones un esfuerzo global en tu presentación. Pruébalo la próxima vez que tengas que hablar en público, ya sea en una reunión para unos pocos o en un auditorio ante una multitud. Desde el punto de vista de la comunicación es todo lo mismo.

Publicado el

Pedir la voluntad por un trabajo profesional

El mundo online y la política de los usuarios de todo “lo más gratis posible” ha hecho que determinadas profesiones digitales y que utilizan de manera masiva los canales digitales para promocionarse, hayan visto como se minusvalora su trabajo, no sólo desde el punto de vista económico.

Los escritores, fotógrafos e ilustradores, en definitiva las profesiones creativas son las más afectadas por este tipo de pensamiento de “por qué voy a pagar si alguien lo ofrece gratis”, o “por qué voy a pagar si a ti no te cuesta nada”.

La realidad es que claro que las cosas cuestan, y mucho, tiempo, esfuerzo y dinero. Y aunque sólo sea un coste de tiempo, el tiempo es lo que utilizamos para trabajar, si regalamos todo nuestro tiempo, nos quedamos “sin trabajo”.

Tampoco es cierto que “otro” lo ofrece gratis. Ese “otro” ofrecerá otras cosas gratis, otras calidades, otros servicios. Muchas veces darían ganas de contestar “si otro lo ofrece gratis, y lo quieres gratis ¿por qué acudes a mi que sabes que tengo mis tarifas publicadas en la web?”.

Ahora la cuestión se complica, cuando entran en juego remuneraciones no económicas como enlaces de autoría, o comunicación social a cambio de descargas y este tipo de pagos. Son un medio muy interesante para escritores, fotógrafos y creadores de todo tipo cuando ofrecen bienes digitales. Y son muy interesantes porque permite casi regalar pequeños trabajos que han costado menos esfuerzo y trabajos amortizados después de un tiempo, todo ello englobado en una estrategia de marketing para darse a conocer y conseguir que el usuario pague, esta vez sí, un precio justo por lo que solicita, ya sea una novela, una foto, o una canción.

Un paso más allá en este tipo de estrategias de marketing es la venta a cambio de la voluntad. Sí, has oído bien, a cambio de lo que voluntariamente quiera pagarte el usuario. La realidad es que como estrategia de marketing para conseguir visibilidad puede ser buena idea, ahora bien, como modelo de negocio, ya te adelanto por si tenías alguna duda que no funciona.

Y esta es la clave si nos planteamos llevar a cabo algún tipo de trabajo profesional como un regalo o de venta a muy bajo precio o a cambio de recompensas no económicas: una cosa es una acción de marketing, y otra un negocio.

La venta a cambio de la voluntad, como negocio no funciona, no ha funcionado nunca y no funcionará. No lo digo yo, lo dicen las matemáticas: suma costes fijos y variables del ejercicio profesional (incluido tu tiempo), y ponlos enfrente de los ingresos que derivan de esos “regalos”: no hay forma de salir de los números rojos.

Si pedimos la voluntad por nuestro trabajo profesional o lo regalamos como acción de marketing deberíamos tener en cuenta que:

  • Qué objetivos queremos conseguir
  • Cuantificar esos objetivos con parámetros medibles
  • Fijar un plazo para la acción de marketing que tenga sentido de acuerdo a los objetivos
  • Tener muy claras las métricas para saber si se cumplen o no los objetivos de la campaña de marketing

Si lo hacemos de otra manera, estamos perdiendo nuestro tiempo y nuestro dinero, y lo que es peor, estamos desprestigiando el trabajo profesional de nuestro sector, reduciendo su valor y generando falsas expectativas de relación calidad/precio que se volverán en nuestra contra y en contra de todos nuestros colegas de profesión.

Resumiendo: pedir la voluntad por nuestros trabajo profesional como creativos, sólo es buena idea si se deriva de una acción de marketing pensada y planificada y con una limitación temporal.

Si no estás de acuerdo con algo de lo expresado, ¡comenta! Gracias.