Cómo ser más productivo como escritor

No pretendo dar consejos a nadie, tan sólo voy a exponer algunas cosas que a mi me funcionan para ser más productivo. En realidad no se trata sólo de mejorar la productividad como escritores, sino en cualquier actividad o profesión que no contenga tareas repetitivas mecánicas o procedimientos determinados que hay que seguir.

Para todo lo demás, y sobre todo si trabajas por cuenta propia, estas sugerencias que presento de mi propia experiencia te pueden ayudar a ser más productivo.

Enfoco estas sugerencias especialmente para escritores, porque en la última semana en mi timeline de Twitter me he encontrado con unos cuantos hilos de WIP (Work In Progress), alguno de los cuales me ha llamado la atención por la aparente falta de orden o por la aparente dispersión del autor. Digo aparente porque en realidad no puedo saber si ese escritor tiene organizadas sus tareas de tal manera que es altamente productivo, pero la apariencia es que no siempre es así, y por eso me ha parecido interesante escribir este artículo.

Por tanto, mis sugerencias para ser más productivo como escritor son las siguientes, espero que te sirvan:

Sólo un proyecto prioritario

Si dijera que debemos tener tan sólo una tarea que hacer y que debemos enfocarnos en ella al cien por cien, probablemente no seguirías leyendo esto. Por un lado necesitamos tener entre manos varios proyectos a la vez, es algo inherente a la faceta creativa, pero por otro hay una certeza: el foco mejora los resultados.

Así que tenemos que ser capaces de compaginar ambas cosas, tener varios proyectos abiertos con focalizar. La forma de hacerlo es marcar como prioritario, como primero de todos, uno de los proyectos. Esto no significa que no le dediquemos tiempo a otros proyectos, en absoluto, pero sí que los días que tenemos más tiempo le dediquemos más tiempo al proyecto prioritario. Cuando tenemos un hueco inesperado, mejor dedicarlo al proyecto prioritario.

De esta manera conseguimos avanzar más deprisa en la consecución de ese proyecto prioritario, lo que probablemente nos dará una mayor satisfacción. Si no sabes cómo definir tu proyecto prioritario, una forma es hacer una lista con ellos y ordenándolos de forma que el primero sea el que debe salir a luz antes en el tiempo, independientemente de su extensión o de la cantidad de trabajo que lleve asociado.

Sí, parece que lo de ordenar los proyectos independientemente de la cantidad de trabajo asociado no es una buena idea, pero esto es como la discusión de qué se debe hacer antes, lo urgente o lo importante. Si ordenamos los proyectos en función de su importancia (asumo que no hay urgencias de ninguna editorial presionando, ojalá…), entonces es la importancia y no la cantidad de trabajo la que marca la pauta.

Segmentación de tareas

Cada proyecto tendrá una serie de tareas, que pueden ir encadenadas o solaparse según el momento. En primer lugar tendremos la tarea de definir una escaleta o un esquema de nuestra novela o libro, definir personajes o situaciones, localizaciones, etc. Hay quien necesita tener todo esto terminado en un primer borrador antes de ponerse a escribir soy de esos), o simultanear con la escritura.

Después vendrán las correcciones, reescrituras… de nuevo podemos simultanear tareas o encadenarlas. En cualquier caso, es bueno tener un programa de acción para dedicarle a cada tarea el tiempo proporcional que se merece o que necesita.

Cuando nos ponemos con una tarea determinada debemos intentar no meternos ni pensar en otra tarea diferente, de forma que nos concentremos de verdad en lo que estamos haciendo.

Independizar actividades

¿Qué significa esto? Nuestra mente necesita parar y cambiar de actividad cada poco tiempo para obtener el mejor rendimiento. Y aunque nos lo creamos, en realidad no somos multitarea. Está demostrado científicamente que la multitarea disminuye el rendimiento de las actividades que realizamos.

Así que cuando arrancamos una tarea hay que intentar desconectar del resto y no pensar en lo que nos queda por hacer de las otras tareas. Esto aplica también cuando estamos activos en redes sociales. Lo que quiero decir es que si estamos actualizando e interaccionando en Facebook, Instagram, Twitter… lo mejor es dedicarse a ello como si no tuviéramos otra cosa que hacer. Esto además facilitará que nos surjan nuevas ideas o soluciones a cuestiones que tenemos que resolver para nuestros relatos, situaciones de personajes, giros de tramas, etc.

Planificación semanal fija y no fija, planificación horaria

La planificación mejora la productividad en todos los ámbitos. Dependiendo de la cantidad de tiempo que cada uno pueda dedicar a la labor de escritor, podemos tener una planificación diaria, con segmentación de tramos horarios y actividades, o una planificación semanal con tareas prefijadas y otros “huecos” para ir planificando más sobre la marcha en función de la evolución de las tareas en curso.

Resumen

Esto es lo que a mí me funciona, lo que no quiere decir que lo cumpla como es debido… espero que te sirva de ayuda y ¡que tengas una productiva semana!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *