¿Eres de los muchos que se han planteado alguna vez crear un podcast o crear un canal de vídeo y no te gusta cómo suena tu voz? ¿Te parece que tu voz es fea y no vale para un podcast?

Pues tengo que decirte que estás equivocado, que no hay voces malas ni feas para un podcast. ¿Acaso no hablas y te relacionas todos los días con un montón de gente?  Eso es lo más natural del mundo, la diferencia es que el podcast lo escucharán personas desconocidas, pero nada más.

Muchos profesionales que imparten formación o conferencias de forma habitual, cuando se graban la voz para un podcast no están a gusto con lo que oyen, ¿por qué? ¿no es lo mismo que te escuchen en vivo y en directo a que te escuchen en un audio grabado?

En realidad es muy parecido, lo que ocurre es que cuando escuchamos nuestra propia grabación nos concentramos en eso exclusivamente y prestamos mucha atención a los detalles de nuestra voz y de nuestra expresión y detectamos de golpe todo lo que podemos mejorar para comunicar mejor. ¡Eso es bueno!

No debes asustarte ni disgustarte por cómo suenas en un podcast. Lo que tienes que hacer es trabajar los puntos más débiles y mejorar en cada podcast que grabes, ¡pero no dejes de crear un podcast sólo porque te parece que tu voz no es adecuada!

Hay unas cuantas cosas sencillas que podemos hacer para mejorar el sonido de nuestra voz, da igual que sea grave que aguda, ronca o rasgada. Estas son mis sugerencias:

  • Presta atención a cada palabra que dices como si todas fueran igual de importantes en la frase, e intenta hablar más despacio vocalizando al máximo.
  • Practica leyendo en voz alta y grabando estas lecturas. Escúchate y repítelo intentando mejorar una sola cosa cada vez.
  • Como todo, las locuciones de podcast requieren práctica, así que empieza cuanto antes a grabar tu podcast y sé constante con las prácticas previas diarias además de tu podcast (sea cual sea la frecuencia de tu podcast).
  • Escribe un guión para tu podcast, de esta manera tendrás menos dudas al hablar porque ya habrás escogido las palabras más adecuadas para lo que quieres comunicar.
  • Prueba a utilizar distintos tonos de voz, distintos énfasis. Cuando hables al micrófono imagínate que le estas hablando a una audiencia concreta, determinada, no a un desconocido, y habla para esas personas como si las tuvieras delante.

Verás qué rápido te parece que tu voz es perfecta para un podcast.


¿Tu voz grabada no te gusta para un podcast?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *