Una alternativa al #NaNoWriMo

Llego tarde para hablar del #NaNoWriMo, pero como precisamente lo que planteo es una alternativa para los que finalmente no se apuntan al reto, bien está.

Yo no me apunto, sobre todo porque mis obligaciones actuales no me permiten dedicar el tiempo necesario para escribir la que sería mi primera novela. Tampoco creo que sea la mejor forma de encarar una primera novela.

Y ahí es dónde está la clave. Quiero plantear un reto alternativo para todos aquellos que quieren escribir una novela, tienen la idea más o menos definida, pero aún no se han puesto manos a la obra. Y se trata de su primera novela.

Comenzar a escribir a destajo probablemente no es la mejor opción con la primera novela. ¿Has preparado adecuadamente la escaleta, los personajes, las escenas? Si no has escrito una novela antes, probablemente te surgirán numerosas dudas con respecto a la forma de escribir, con relación a la trama, los personajes… y todo esto es necesario tenerlo muy claro si queremos cumplir con un reto como el NaNoWriMo.

Yo he escrito otro tipo de libros, de temas de formación para profesionales, y no tiene nada que ver. En una novela hay que idear una trama y unos personajes que deben ser sólidos a la vez que evolucionar… no voy a descubrir ahora los secretos de la novela. El caso es que la primera novela hay que escribirla sin la presión del tiempo que supone el NaNoWriMo, o al menos así lo creo.

De todas formas, sea tu primera novela o no, ¿no te ha dado tiempo de prepararlo todo para el NaNoWriMo? Perfecto, tu objetivo para este mes de noviembre puede ser hacer este trabajo previo a conciencia, sin demasiadas prisas, pero sin pausa. Que al finalizar el mes hay quien podrá decir que ha escrito 50.000 palabras, pero tú podrás decir que tienes tu novela (la primera o no) planificada al dedillo, de principio a fin, sin cabos sueltos, con toda la escaleta bien definida, con los personajes claros, con su origen, su personalidad, su evolución, sus cambios y sus metas.

Utiliza el mes de noviembre para planificar tu obra con detalle, y en enero, arranca a escribir tu nueva novela. Y que tu novela florezca en primavera, la corriges y maquetas, le das una portada, y la publicas para verano.

No está nada mal el plan. Como ves no he ido con prisas, pero sí marcando objetivos intermedios. Veo a diario en las redes sociales escritores noveles que no terminan de sacar adelante sus obras (novelas, cuentos o comics), y que no saben si ahora hacer esto o lo otro, si avanzar por una lado o por el contrario.

Lo que ocurre es que no se han marcado objetivos. Objetivos alcanzables, con sentido, con plazos. Por eso resultan tan interesantes los certámenes literarios, porque te marcan un objetivo a dos o tres meses vista. Sea cual sea tu actividad, aunque ahora hablamos de escribir, necesitamos una planificación con objetivos. No es suficiente con trabajar, es necesario cumplir las metas intermedias del trabajo, llegar a algún sitio, con un camino. Y después llegar a otro. Y esos sitios deben estar marcados en nuestro mapa, porque si no lo están, nunca llegaremos a ellos o andaremos dando tumbos.

¿Te pones en serio a planificar tu novela este mes de noviembre?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *