Día 3 de Bitácora


Hoy me he metido en la biblioteca y he buscado, por primera vez desde que me han ascendido al nivel 1 de acceso a archivos, lo de siempre: “testamento tierra” y “accidente FenixB 280917”. Me han salido los resultados de siempre, interminables, pero esta vez he utilizado el filtro de mostrar sólo los resultados nuevos. Y allí estaban, un montón, una lista también interminable de archivos que estaban ocultos hasta ahora, enterrados en un nivel de acceso por algún burócrata que tapa lo que no entiende. Tengo tarea por delante para varios meses completando los dos rompecabezas que tengo entre manos. Por un lado el origen y el destino del autor del testamento de la Tierra, y consecuentemente lo que ocurrió con el planeta, y por otro lado intentar averiguar algo más de lo que provocó el accidente de la nave de vuelo rasante y exploración que mi madre no supo controlar. O no pudo controlar, eso es lo que quiero averiguar, si realmente fue culpa suya o si pudo evitarse la tragedia completa.

Entre los resultados nuevos que me he encontrado para la búsqueda sobre el testamento de la Tierra, hay cosas como _Futurizable, un nuevo testamento de la Tierra que creo que no tiene nada que ver con lo que yo busco, muchas referencias a un hipotético apocalipsis y a una humanidad distópica, algo llamado preparacionismo… no parece nada prometedor para mis objetivos.

Lo que sí me he encontrado es un documento con un título inquietante, que no parece tener mucho que ver con mi búsqueda, lo cual le añade un poco más de misterio. Tal vez no han sido tan malos resultados si este archivo contiene algo interesante. Se llama “Las 5 condiciones para la  muerte del hombre en la Tierra y las 3 condiciones para su supervivencia”. .

Después he buscado información sobre el accidente y utilizando el filtro de resultados nuevos no ha arrojado ningún resultado. Me ha frustrado bastante, la verdad. Como en este diario, para que tenga sentido escribirlo debo expresar mis sentimientos al máximo, diré que me ha frustrado y me ha cabreado muchísimo. No pretendía descubrir de repente la respuesta al accidente, pero al menos información nueva que me diera otra perspectiva, algo para no cerrar ese capítulo de mi vida en falso, con la carga de pensar que mi madre enloqueció y en parte fue responsable de la muerte de otras seis personas por su inacción, aunque el accidente como tal no fuera culpa suya, claro está.

Con el cabreo he decidido dejarlo por hoy así que me he descargado este documento sobre las condiciones de la muerte y la supervivencia a mi archivo personal para mirarlo con más calma. Ya contaré aquí si tiene algo que perezca la pena.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *