Día 5 de Bitácora de Reyna en la Estación Espacial 29-8


Hoy ha sido un buen día. Esta mañana en el gimnasio me he encontrado con un compañero de la estación que hacía tiempo que no veía. Es difícil coincidir con frecuencia con las mismas personas, el gimnasio es muy grande y apenas te relacionas con los demás. Cada uno va a hacer sus ejercicios de mantenimiento ocupando una de las cabinas abiertas que sólo permiten entablar conversación con la persona que tienes a cada lado. Algunos incluso cierran las cabinas para poner su música y no ser molestados. Como siempre varían los compañeros de al lado, el gimnasio no suele ser un buen sitio para establecer nuevas relaciones sociales duraderas.

Pero hoy me he encontrado con Li (abreviatura del nombre que no recuerdo). Es un tipo majo, parece más joven que yo pero por las cosas que cuenta ha vivido ya sus años aunque lo que sabe también puede ser por su nivel de mando en la estación. No sé qué rango tiene ni a qué se dedica, ha sido muy discreto las veces que nos hemos encontrado, pero está claro que sabe muchas cosas que pasan en la estación y está al tanto de asuntos que sólo tratan los mandos de la tripulación.

Cuando me ha visto me ha saludado afablemente y ha tenido el interés suficiente en hablar conmigo como para que buscáramos dos cabinas libres contiguas. -Bueno, ¿y qué tal tu recién estrenado nivel de acceso al archivo? -me ha dicho, sorprendiéndome que estuviera al tanto de mi reciente ascenso.

-Vaya, veo que como siempre no se te escapa nada de lo que pasa en la estación -y le he sonreído intentando que me dijera algo más de sus fuentes de información-

-No te voy a decir qué es lo que hago en la estación pero te voy a hacer un regalo, ¿qué te parece? -ahora era él el que me echó una sonrisa abierta y retadora.

-Está bien, algo es algo -le respondo.

He de decir que efectivamente me ha hecho un gran regalo, no hay nada más poderoso que la información.

-Verás, como todos los que sois incluidos en un nuevo nivel de acceso, habrás realizado tus búsquedas habituales en el archivo esperando nuevos resultados. Y como a casi todos, casi siempre os decepciona la nueva información a la que tenéis acceso. Pero hay algo que estás pasando por alto. Los resultados de siempre que ya obtenías con tus búsquedas pueden contener información adicional. No debes filtrar los resultados nuevos, sino repasar los resultados de siempre buscando contenido nuevo -me dejó sin saber qué responder, sólo atiné con retraso a decirle un simple “gracias” mientras una ansiedad interior me invadía por completo. Tras un rato en silencio añadió: -Por cierto, yo no te he dicho nada de esto, si lo sabes es porque lo has descubierto tú misma, ¿entendido? -le respondí que sí con la cabeza pero no quedó conforme con mi gesto, repitió: -¿ok? -esta vez fui más explícita.

-Claro, estamos hablando de los nuevos ejercicios introducidos en las tablas de mantenimiento… -después de eso apenas intercambiamos algunas frases más el resto del tiempo de ejercicio.

He tenido un día intenso de trabajo con turno doble para cubrir el tercer centro de vida, así que no he tenido tiempo de volver a revisar mis búsquedas en el archivo, pero lo haré mañana mismo en cuanto pueda. Tengo la sensación de que esta vez voy a encontrar alguna información importante, y también de que esa información no me va a gustar nada.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *