Publicado el

Lector cero: “no me he enterado de nada”

Cuando escribes en un blog parece poco relevante qué pasa cuando un lector aterriza en uno de tus contenidos. No, no estoy loco, todos miramos con ansiedad la tasa de rebote, el número de páginas vista por visita y el tiempo de permanencia en la página. Sí, pero ¿realmente te has preocupado de saber lo que piensa tu lector del contenido que has publicado? ¿Te has planteado por qué no ha terminado de leer la página, por qué no ha pulsado en los contenidos relacionados o recomendados, o por qué no se ha suscrito a tu magnífico, flamante y sensacional newsletter que tanto esfuerzo te cuesta y que con tanta dedicación intentas que se vea atractivo para captar suscriptores?

Bien, pues no es de eso de lo que quiero hablar, quiero decir, que eso da para un capítulo aparte, pero quería hacer el paralelismo con lo que hacemos cuando escribimos un relato (del tipo que sea): contrariamente a lo que nos preocupamos por saber de un blog, cuando escribimos un relato buscamos la aceptación del lector cero, de ese lector incondicional a la vez que sincero; de ese lector al que le obligas (aunque parezca que lo hace voluntariamente) a leer tus relatos para que te de una opinión sincera (y vaya si lo hace).

Lo que ningún escritor quiere oír de su lector cero es “no me he enterado de nada”. Pero ¡ay!, cuántas veces pasa esto. Puede que a partir de la tercera ya nos hayamos aprendido la lección y no cometamos los errores que llevan a un lector a decir “no sé de qué estás hablando, me lo he leído porque es tuyo pero no he entendido nada”.

Que la fiesta no decaiga

Si nos ocurre esta situación, lo primero que tenemos que hacer es no caer en una profunda depresión, no tirar la pluma, no tirarse de los pelos: esto puede pasar, y no pasa nada. Bueno, si pasa, que tenemos que reescribir el relato. Pero que la fiesta por haber terminado la primera escritura del relato no decaiga, porque ese paso era necesario para seguir avanzando con los siguientes, y es un éxito concluir un relato con cierta satisfacción propia aunque a los demás no les guste nada de nada o simplemente no lo entiendan.

No se trata de si la historia es buena o mala, si los personajes son planos o llenos de matices, si evolucionan o no, si las secuencias tienen sentido, si hemos metido un deus ex machina de repente porque nos hemos metido en un lío nosotros solitos, no, no se trata de eso. Lo primero de lo que se trata es de que la historia se entienda. Después vendrá el “bueno, no está mal” que quiere decir “no me ha gustado nada”. Pero aún no hemos llegado a eso (a lo mejor no tenemos que llegar a eso nunca).

¿Has corregido el relato?

Si no lo has hecho, ya estás tardando. Lo que le has pasado a tu lector cero es un borrador, no la novela terminada. ¿Has visto un manuscrito clásico alguna vez? Echa un vistazo a las imágenes de Google y verás lo que es un manuscrito con cientos de correcciones e incluso páginas enteras tachadas. Si no has tenido que reescribir apenas ninguna parte de tu relato, lo que ha ocurrido es que eres un crack o simplemente tienes un borrador y te has adelantado a entregarlo para su lectura.

Si ya habías corregido tu relato (y no me refiero obviamente ala corrección ortotipográfica), tendrás que revisarlo de nuevo con otros ojos, con los ojos de tu lector. Puede resultar duro, pero es que no te puedes saltar ningún paso si quieres que el resultado sea adecuado.

Por dónde empezar

Cuando pasa algo así como el “no me he enterado de nada” lo mejor es preguntarle al lector cero: “¿de qué va lo que has leído? hazme una sinopsis en dos o tres frases”. Con eso ya tendrás la primera clave de qué es lo que no se entiende de tu relato y por qué. Ahora relee lo escrito pensando en lo que ha entendido tu lector y sabrás exáctamente lo que no funciona. ¿Cómo cambiarlo? ¡Ah! eso es cosa tuya. Algunas opciones:

  • Si utilizas frases muy largas, acórtalas.
  • Si te enrollas con largas explicaciones, redúcelas o distribuye la información en varias escenas.
  • Si no explicas cosas que no se pueden dar por hechas, explícalas (sin pasarte).
  • Aprovecha para mejorar todo aquello que veas que es mejorable, aunque eso te suponga reescribir escenas enteras o añadir nuevas escenas.

Vuelve a confiar en tu lector cero

En este momento tu lector cero es lo más importante de tu vida. Si hace falta le haces la pelota para que vuelva a leer tu relato o le invitas a cenar, pero necesitas esa segunda opinión de la misma persona que leyó el primer borrador, y que siga siendo sincero. Prométele que aunque no le guste y tengas que volver a repasarlo no le vas a pedir que se lo lea una tercera vez, que no se preocupe y que puede seguir siendo sincero.

A partir de aquí el resultado puede ser muy variado, pero seguro que has sido capaz de mejorar la escritura, la historia, la forma de explicarte… seguro que has mejorado. Lo que también es seguro es que debes seguir mejorando relato a relato, que lo que has escrito hasta ahora no es perfecto, pero tampoco lo tiene que ser.

Recuerda, “el talento no se tiene, se suda” (cita de Juan Gómez Jurado).

Publicado el

Los premios Kelvin 505 del 2018 en nuestras librerías

Los premios Kelvin 505 destacan las mejores novelas de ciencia ficción, fantasía y terror publicadas en España. Para los que no son fans del género, los premios están organizados por el festival Celsius 232, toda una referencia en estas materias, y cuyo nombre proviene de la obra cĺásica de ciencia ficción y distópica, Farenheit 451 que trata sobre la prohibición y quema de los libros para evitar la locura del hombre.

Estos premios Kelvin 505 se fallaron por primera vez en el año 2016 y por su calidad prometen estar presentes por mucho tiempo.

En la edición de este año 2018 han sido galardonadas las siguientes novelas:

Mejor novela traducida al castellano:

La quinta estación: La Tierra fragmentada I, de N.K. Jemisin, editado por Ediciones B.

  • Libro La quinta estación: La Tierra fragmentada I

    ¡-5%! 20,00 19,00
    Añadir al carrito

Mejor novela original en castellano: Las tres muertes de Fermín Salvochea, de Jesús Cañadas, editado por ROCA.

  • Libro Las tres muertes de fermin salvochea

    ¡-5%! 18,90 17,95
    Añadir al carrito

Mejor novela juvenil original en castellano: La segunda revolución: Heredero, de Costa Alcalá, editado por Montena.

  • Libro Segunda revolución: heredero

    ¡-5%! 17,95 17,06
    Añadir al carrito

Mejor novela juvenil traducida al castellano: El árbol de las mentiras, de Francis Hardinge, editado por BAMBU EDITORIAL.

  • Libro El árbol de las mentiras

    ¡-5%! 12,90 12,25
    Añadir al carrito

¡Esperamos que os gusten!

Publicado el

La Olvidoteca serendípica del Hotel Conde Duque

En el año 2007 el Hotel Conde Duque de Madrid decidió poner en marcha la iniciativa de las Olvidotecas. Actualmente el hotel pertenece a la cadena Sercotel y las Olvidotecas florecen en varios de sus hoteles. Han pasado ya unos años y las Olvidotecas de los hoteles siguen en marcha.

¿Pero qué es una Olvidoteca?

Es algo tan sencillo como una biblioteca de libros olvidados por los huéspedes del hotel, una vez que han pasado un año entero a buen recaudo por si sus dueños los reclaman. Los departamentos de objetos perdidos son siempre una fuente de inspiración, y quiere el destino que lo que más se olvida la gente en los hoteles son libros.

Una biblioteca políglota de clientes (involuntarios) para clientes, una iniciativa que llama la atención y gusta a partes iguales, de forma que algunos huéspedes dejan voluntariamente sus libros con dedicatoria para la Olvidoteca. Por cierto, que es marca registrada, y de ahí que en el título de este artículo mencione el nombre del hotel.

Pero existen otras olvidotecas completamente diferentes. Desde 2015 la Biblioteca Pública Provincial de Córdoba, sita en el antiguo palacio episcopal de la localidad ofrece la Olvidoteca como un juego en el que el visitante se lleva prestado un libro envuelto sin saber cuál es, una cita a ciegas con los libros menos leídos llamados “los olvidados”.

Creo que el nombre que comparten ambas iniciativas no está relacionado, y que simplemente surgió espontáneamente en los distintos lugares cada uno en su momento. De hecho otras personas lo utilizan con un sentido similar, aquellos libros que tienen en los estantes olvidados y cogiendo polvo pero que merecen la pena. Y al contrario hay quien interpreta en el término la intencionalidad de olvidarse de esos libros que no han gustado nada.

Así que hay para todos. Yo me quedaré con el concepto original que parece ser el más antiguo y el que además aporta una recomendación de lectura serendípica, de esas que no te puedes resistir y no debes rechazar.

Publicado el

Copiad, copiad malditos… escritores

No estoy invitando al plagio, tranquilos. Hoy me quiero hacer eco de un artículo que escribió hace unas semanas Eduardo Norte (y no soy el primero que lo enlaza). Eduardo a su vez cita a Césasr Mallorquí como fuente de la recomendación que él nos hace:

“Roba y copia todo lo que veas que te resulta de interés de la narrativa de otros autores”

Lo primero que hago como veis es aplicarme el cuento. Eduardo utiliza la idea de César y yo me aprovecho de ella para escribir esta entrada. Parece que lo estamos haciendo bien.

El motivo real por el que he querido escribir esto es porque esa idea de “robar” o “copiar” en el buen sentido, es más o menos famosa en otro ámbito en el que profesionalmente me muev; los que habéis entrado en contacto directo conmigo sabéis quién soy y a qué me dedico además de liderar Basicast.com, esta locura de proyecto de promocionar a escritores.

Hay un inversor de capital riesgo (que pone dinero de un grupo de gente en empresas incipientes o jóvenes que necesitan de financiación en modo grosero, vamos, mucha pasta, para poder sacar adelante sus modelos de negocio), que es bastante conocida en el sector de la inversión en emprendedores de nuevos negocios digitales, y tiene una frase lapidaria que se ha hecho famosa: “copia, copiad como si no existiera infiero, y luego lo mejoráis”.

El artículo de Eduardo enseguida me recordó esta frase que suelo repetir para quedar bien… y pensé que era buena idea aplicarla, y aprovechar para insistir en aquello que dicen Stephen King o Pérez Reverte entre otros (también mencionado por Eduardo aunque no estoy seguro si con la misma consideración que yo), que un buen escritor debe leer mucho, de muchos géneros y muchas épocas.

Acabo de soltar dos frases larguísimas de difícil lectura diagonal. Justo lo que no se debe hacer en marketing de contenidos. Como ves no aplico todos los consejos que dan los sabios.

A lo que iba cuando decidí escribir sobre esto:

  • Que las ideas de otros escritores te sirvan para inspirar las tuyas propias.
  • Que las historias de otros escritores, cuando no te gustan los derroteros que toman, te sirvan para crear tu propia historias.

Creo que no sólo no es malo, sino que es una buena costumbre ver cómo los demás hacen las cosas y copiar aquellas que nos gustan y mejor hechas están. En el caso de la escritura, obviamente no vamos a plagiar ni a crear historias paralelas a las de otros autores. Sin embargo hay grandes autores noveles que se les da de maravilla crear historias basadas en personajes de otros autores. El resultado es muy interesante, y eso en realidad, es algo que siempre se ha hecho. Tomemos como ejemplo a drácula. ¿No hay infinitas historias diferentes sobre el famoso conde? El personaje no es propio de los escritores, pero sí sus historias.

Después de copiar tanto terminaré con una buena intención: promocionar tus libros de forma gratuita, tanto si eres autor novel como consagradoBasicast.com ha llegado para quedarse, o eso espero.

Publicado el

Librerías superespecializadas

Voy a hacer una confesión: me encantaría estar al frente de una librería superespecializada. No os diré en qué género, si no lo sabríais todo. Una librería superespecializada para mi es aquella que realmente cultiva pocos géneros y además es capaz de atender a los clientes de manera personal con recomendaciones según sus gustos e intereses. Es decir, no se trata sólo de un catálogo selectivo, sino de una atención al cliente cuidada y experta en ese catálogo selectivo.

Las editoriales son superespecializadas en su mayor parte, se dedican a un género o temática determinada, a veces tocan varios palos con colecciones diferentes, pero siempre se pueden definir de manera clara por el tipo de libro que editan.

Eso mismo no ocurre con las librerías, donde sí existe una deriva hacia determinados tipos de temáticas. Es lo que se llaman librerías especializadas, pero en realidad, abarcan muchas temáticas y no siempre relacionadas entre sí. No, ese no es el tipo de librería al que me refiero, sino a los casos en los que la mayoría del fondo se dedica a unos pocos géneros que además tienen alguna relación entre sí.

Es relativamente fácil encontrar librerías superespecializadas en el sector infantil y juvenil, pero no estaba pensando en este tipo de especialización, sino en la especialización de género literario o temáticas de libros. También es relativamente fácil encontrar librerías superespecializadas en derecho.

Creo que el futuro de las librerías físicas, e incluso online, es la superespecialización, frente a los gigantes de la distribución, que todos conocemos, que venden de todo un poco.

Quiero ir recopilando todas aquellas librerías superespecializadas que voy encontrando, y me gustaría que a través de comentarios o las redes sociales me vayáis descubriendo nuevas. Cada cierto tiempo publicaré un artículo con las nuevas incorporaciones al listado, tanto librerías que venden online como librerías físicas siempre que tengan web para enlazarlas.

Para comenzar con este listado hoy tenemos las siguientes, sé que son pocas, que hay muchas más, pero hay que empezar este catálogo por algún sitio:

  • Librería BioGea: Especializada en Ciencias y Naturaleza. Se encuentran en Málaga aunque según su descripción se trata de una librería sólamente online.
  • Librería El Argonauta: Especializada en música. Ubicada en Madrid no sólo dispone de libros, sino también de partituras, revistas y cd/dvd. Dispone de tienda online.
  • Akira Comics: De fama internacional, quién no conoce esta librería que en el año 2012 fue nombrada mejor librería de cómic del mundo. Situada en Madrid, vende a todo el mundo desde su web.
  • Kirikú y la Bruja: Con este nombre no podía ser de otra forma que tratarse de una librería infantil. Tienen multitud de actividades asociadas a los libros. Situada en Madrid. Su web y tienda online son arcaicas pero ahí están.
  • Librería Ecobook: Especializada en economía aunque ha sucumbido a la tentación de ofrecer novedades de narrativa. Envían a medio mundo desde Madrid.
  • Librería Cómplices:  Especializada en LGTB en cualquiera de los géneros literarios que busquemos. Situada en Barcelona.
  • Librería San Pablo: De temática religiosa, se ha convertido en algo más que una librería, con programas de radio en podcast y música. Situada en Madrid.
  • La Tienda Verde: Medio Ambiente, viajes, y sobre todo mapas y cartografía. Todos los libros que  necesitas para ir de excursión. Ubicada en Madrid.
  • Railowsky: Librería especializada en arte, cine, fotografía, publicidad y televisión. Situada en Valencia.
  • A Punto Librería: Todo sobre cocina. Ubicada en Madrid.
  • Naos: Arquitectura, Construcción, Urbanismo, Paisaje; Jardinería, Diseño, Pintura, Filosofía . Parecen muchas temáticas, pero con un fondo como el que tienen es normal. Localizada en Madrid.

Por cierto, que la ubicación en Madrid de casi todas las librerías de esta lista ha sido casualidad, espero ser más variado en continuaciones de este listado.

Publicado el

Editoriales y distribuidores que venden libros directamente

Desde que nació Amazon el sector editorial ha cambiado. No es mérito ni demérito del gigante norteamericano de la tecnología y el comercio electrónico, simplemente es un hito fácilmente reconocible aunque pocos sepan cuándo fue eso.

A Amazon se le acusa de ser el responsable del cierre de grandes cadenas de librerías físicas en EEUU. Creo que señalar a un culpable externo a uno mismo es fácil, pero cuando no has hecho nada por evolucionar pasan estas cosas, haya culpables o no que aceleren el proceso de declive.

El caso es que la tecnología ha permitido que cualquiera pueda autopublicar su libro en formato digital a un bajo coste. Otra historia es editar un libro. Quiero decir, que si autoeditas tu libro, te vas a dejar un dinero en correcciones de estilo, correciones ortotipográficas, maquetción profesional, portada… y eso ya no es bajo coste.

Yo aún diferencio entre autopublicar y editar (o autoeditar). Si tú no percibes la diferencia, deberías mirar con más atención.

Así que nos encontramos en un punto en el que autores libres (no vinculados a editoriales tradicionales) editan magníficos libros mientras editoriales con renombre editan tramas con recursos pueriles y con errores (no, no voy a poner un enlace).

El que padece o el que se beneficia es el de siempre, el sufrido lector. ¿Entonces ha cambiado algo? Desde el punto de vista del lector ha cambiado que algunos (pero muy pocos) libros ofrecen una muestra gratuita. Si te gusta te compras el libro, y si no te gusta maldices la pérdida de tiempo y vas al siguiente. Pero como digo son muy pocos, y casi nunca los de grandes editoriales, que en muchas veces venden libros por fuerza bruta del marketing y no por la fuerza de la calidad de las obras.

Porque en España se editan con ISBN por encima de los 70 mil títulos al año. A eso súmale la autopublicación sin ISBN. Hay demasiado donde elegir, y no hay patrones de calidad ni de gustos personales.

¿A qué viene todo este rollo? Era una reflexión personal sobre el estado del arte de la edición, un resumen rápido que era necesario para entender el por qué de mi conclusión final de este artículo. La cuestión que me ocupa hoy es que lo que ha cambiado significativamente en el sector del libro, aunque no lo parezca, es que editoriales, sobre todo pequeñas, y distribuidoras de libros, ahora venden sus libros de forma directa por internet.

Esta venta directa permite a los distribuidores competir con los grandes del comercio electrónico de los libros (como el citado al principio). Han evolucionado. Y los que no, desaparecerán.

La venta directa ha permitido por otra lado a pequeñas editoriales abrirse un hueco frente a las tradicionales. La edición ya no es coto de unos cuantos.

Es en estas dos últimas cuestiones en las que el lector sale beneficiado en un mismo sentido: obtiene una atención al cliente personalizada, a medida, localizando los libros más afines a sus gustos, y aprendiendo a diferenciar la calidad del peso del papel.

Publicado el

Protege tus obras enviadas a concursos

safecreative registro propiedad intelectual

Antes de nada aviso, este artículo lleva enlaces de afiliación. Pero no lo he escrito por eso, sino que así aprovecho para medir el impacto del enlace.

Ya me hubiera gustado a mí disponer de una manera fácil y barata de registrar la propiedad intelectual (página del registro oficial del Estado español) de un trabajo cuando estaba en la universidad. Parece poco probable que un profesor o un compañero de pupitre utilice nuestro trabajo para su propio provecho presentándolo como propio ante terceros. Parece poco probable, y sin embargo de vez en cuando sucede.

No me refiero a un plagio, a copiar parte del trabajo para utilizarlo en otro, sino a un robo tal cual. Sucede muy pocas veces, pero nunca se sabe a qué manos va a llegar nuestro trabajo. Mi recomendación es que utilicemos alguno de los registros gratuitos y rápidos de propiedad intelectual que hoy en día tenemos accesibles a través de internet.

El de los trabajos universitarios es sólo un caso de uso, y probablemente residual. Pero donde es mucho más interesante, por no decir importante, utilizarlo, es para registrar obras literarias o gráficas no publicadas.

Es importante destacar que si publicamos un libro en edición papel, con su ISBN y depósito legal, no habrá duda de quién ha escrito el libro y cuál es su contenido. Si lo publicamos en formato digital o en papel bajo demanda es más complicado demostrar cuál es el contenido del libro, pues lo podemos cambiar en cualquier momento. Aún así, podríamos llegar a demostrar que el contenido del libro es original nuestro.

El problema realmente surge cuando enviamos un manuscrito para su evaluación o, sobre todo, para participar en un concurso literario o una obra para un concurso de comics, ilustraciones, etc. En muchas ocasiones este tipo de concursos están organizados por completos desconocidos que buscan, mediante unas bases de concurso fraudulentas (contrarias a la ley) apropiarse de los derechos de explotación de las obras de forma gratuita.

Como somos personas cabales y responsables asumimos que nos leemos detenidamente las bases de los concursos y que no nos presentamos a aquéllos que no están claros o contienen abusos de cualquier tipo. Sin embargo aún queda un problema por resolver, y es que no sabemos si todas las personas que tendrán acceso a nuestro manuscrito o nuestra obra gráfica son honestos. No es por pensar mal de las personas o de las organizaciones ni mucho menos, pero los mayores escándalos de esta vida vienen de la mano de empleados con sed de venganza… nunca sabemos si un empleado despechado abusará de su acceso a nuestra obra e intentará sacarle provecho.

Y aquí es donde viene mi recomendación: utiliza Safecreative. Se trata de un registro privado de propiedad intelectual que utiliza la tecnología para generar un sello de tiempo  inmodificable, seguro y con validez legal como certificado de tiempo y contenido. Además es gratuito con algunas limitaciones.

Tan sólo unos minutos para darte de alta y registrar una obra subiéndola al servicio online. De manera instantánea tenemos un sello de tiempo que nos indica que ese documento, con ese contenido, fue subido a la plataforma Safecreative por nosotros con una determinada información asociada con respecto a los derechos de autor y licencia de uso.

Es preferible al registro oficial de la administración por sencillez, inmediatez y precio. Sólo con leer las instrucciones y las indicaciones de la web oficial del ministerio (que he enlazado hacia el principio de este artículo), acabas perdido. ¿Eres capaz de localizar el enlace para solicitar el registro telemáticamente? Enhorabuena, no todo el mundo lo consigue. No estoy haciendo ninguna burla, es una realidad. Con Safecreative no te pasa eso.

Abajo podéis ver el aspecto del registro visto desde el panel de gestión propio. (He eliminado de la imagen mi nombre verdadero, para resolver ese misterio todavía no ha llegado el momento).

Si quieres conocer otras alternativas para el registro de  propiedad intelectual puedes echar un vistazo a este artículo de Mariana Eguaras que hace un breve repaso de las opciones existentes y sus costes. El resumen es que la mejor opción por precio y por servicio es SafeCreative, en mi opinión, pero para eso está ese recopilatorio, para que tú elijas lo que más te interesa. ¡Registra tus obras!

Publicado el

Cómo ser más productivo como escritor

No pretendo dar consejos a nadie, tan sólo voy a exponer algunas cosas que a mi me funcionan para ser más productivo. En realidad no se trata sólo de mejorar la productividad como escritores, sino en cualquier actividad o profesión que no contenga tareas repetitivas mecánicas o procedimientos determinados que hay que seguir.

Para todo lo demás, y sobre todo si trabajas por cuenta propia, estas sugerencias que presento de mi propia experiencia te pueden ayudar a ser más productivo.

Enfoco estas sugerencias especialmente para escritores, porque en la última semana en mi timeline de Twitter me he encontrado con unos cuantos hilos de WIP (Work In Progress), alguno de los cuales me ha llamado la atención por la aparente falta de orden o por la aparente dispersión del autor. Digo aparente porque en realidad no puedo saber si ese escritor tiene organizadas sus tareas de tal manera que es altamente productivo, pero la apariencia es que no siempre es así, y por eso me ha parecido interesante escribir este artículo.

Por tanto, mis sugerencias para ser más productivo como escritor son las siguientes, espero que te sirvan:

Sólo un proyecto prioritario

Si dijera que debemos tener tan sólo una tarea que hacer y que debemos enfocarnos en ella al cien por cien, probablemente no seguirías leyendo esto. Por un lado necesitamos tener entre manos varios proyectos a la vez, es algo inherente a la faceta creativa, pero por otro hay una certeza: el foco mejora los resultados.

Así que tenemos que ser capaces de compaginar ambas cosas, tener varios proyectos abiertos con focalizar. La forma de hacerlo es marcar como prioritario, como primero de todos, uno de los proyectos. Esto no significa que no le dediquemos tiempo a otros proyectos, en absoluto, pero sí que los días que tenemos más tiempo le dediquemos más tiempo al proyecto prioritario. Cuando tenemos un hueco inesperado, mejor dedicarlo al proyecto prioritario.

De esta manera conseguimos avanzar más deprisa en la consecución de ese proyecto prioritario, lo que probablemente nos dará una mayor satisfacción. Si no sabes cómo definir tu proyecto prioritario, una forma es hacer una lista con ellos y ordenándolos de forma que el primero sea el que debe salir a luz antes en el tiempo, independientemente de su extensión o de la cantidad de trabajo que lleve asociado.

Sí, parece que lo de ordenar los proyectos independientemente de la cantidad de trabajo asociado no es una buena idea, pero esto es como la discusión de qué se debe hacer antes, lo urgente o lo importante. Si ordenamos los proyectos en función de su importancia (asumo que no hay urgencias de ninguna editorial presionando, ojalá…), entonces es la importancia y no la cantidad de trabajo la que marca la pauta.

Segmentación de tareas

Cada proyecto tendrá una serie de tareas, que pueden ir encadenadas o solaparse según el momento. En primer lugar tendremos la tarea de definir una escaleta o un esquema de nuestra novela o libro, definir personajes o situaciones, localizaciones, etc. Hay quien necesita tener todo esto terminado en un primer borrador antes de ponerse a escribir soy de esos), o simultanear con la escritura.

Después vendrán las correcciones, reescrituras… de nuevo podemos simultanear tareas o encadenarlas. En cualquier caso, es bueno tener un programa de acción para dedicarle a cada tarea el tiempo proporcional que se merece o que necesita.

Cuando nos ponemos con una tarea determinada debemos intentar no meternos ni pensar en otra tarea diferente, de forma que nos concentremos de verdad en lo que estamos haciendo.

Independizar actividades

¿Qué significa esto? Nuestra mente necesita parar y cambiar de actividad cada poco tiempo para obtener el mejor rendimiento. Y aunque nos lo creamos, en realidad no somos multitarea. Está demostrado científicamente que la multitarea disminuye el rendimiento de las actividades que realizamos.

Así que cuando arrancamos una tarea hay que intentar desconectar del resto y no pensar en lo que nos queda por hacer de las otras tareas. Esto aplica también cuando estamos activos en redes sociales. Lo que quiero decir es que si estamos actualizando e interaccionando en Facebook, Instagram, Twitter… lo mejor es dedicarse a ello como si no tuviéramos otra cosa que hacer. Esto además facilitará que nos surjan nuevas ideas o soluciones a cuestiones que tenemos que resolver para nuestros relatos, situaciones de personajes, giros de tramas, etc.

Planificación semanal fija y no fija, planificación horaria

La planificación mejora la productividad en todos los ámbitos. Dependiendo de la cantidad de tiempo que cada uno pueda dedicar a la labor de escritor, podemos tener una planificación diaria, con segmentación de tramos horarios y actividades, o una planificación semanal con tareas prefijadas y otros “huecos” para ir planificando más sobre la marcha en función de la evolución de las tareas en curso.

Resumen

Esto es lo que a mí me funciona, lo que no quiere decir que lo cumpla como es debido… espero que te sirva de ayuda y ¡que tengas una productiva semana!

Publicado el

Promoción alternativa (online y offline) de libros, fotografías e ilustraciones

Lo que voy a comentar ahora son cosas en principio muy evidentes, que sin embargo casi nadie pone en práctica y quien lo hace no tiene claro su rendimiento. Me estoy refiriendo a algunas alternativas para la promoción online y offline (simultánea) de libros, fotografías, ilustraciones, o cualquier objeto creativo o artístico.

Hoy en día confiamos ciegamente en la promoción y el marketing online para llegar a nuestro público, y sin embargo, esto significa asumir dos carencias:

  • No todo nuestro público potencial está a nuestro alcance online.
  • Un impacto cruzado offline y online refuerza nuestro mensaje y mejora los resultados.

Por este motivo, es muy importante tener en cuenta el canal offline para llevar a cabo acciones de marketing, aunque sea online nuestro canal de distribución de contenidos (libros, ilustraciones, fotografías…)

Sea cual sea el canal de promoción y la forma de hacerlo, debemos tener claros unos objetivos. Sin objetivos, no funciona nada, o casi seguro que no funciona, porque no lo hacemos de la forma adecuada ni en el momento adecuado.

Por tanto, hagamos lo que hagamos para promocionar nuestras creaciones, lo primero es tener unos objetivos concretos. Esto condicionará nuestra estrategia en primer lugar, y después la forma de ejecutarla.

Y ahora sí, paso a comentar las opciones alternativas para promocionar nuestras creaciones artísticas, muy básicas, pero también pueden llegar a ser realmente efectivas si las hacemos bien, las coordinamos y las introducimos dentro de una estrategia.

El soporte físico off-line

  • Flyers: Cartulinas, folletos, tarjetas… los podemos llamar como queramos. Imprimir unos flyers promocionales tiene mucho sentido siempre que cumplamos algunas condiciones:
    • Aportar la información relevante en el flyer, lo que incluye contacto y algún medio online.
    • Dejar claro de qué se trata lo que ofrecemos, no se trata sólo de generar un impacto de marca en abstracto.
    • Distribución: ¿Dónde y cuándo vamos a repartir los flyers? Si no lo sabes, no los imprimas, no te servirán para nada.
  • Marcapáginas: ¿Pero no es lo mismo que antes? No, claro que no. Un marcapáginas tiene una utilidad concreta en sí mismo, independientemente de lo que contenga en él. Los flyers, sólo sirven por su información, los marcapáginas nunca pierden su utilidad. Por este motivo probablemente te interesa uno u otro pero no los dos. Piénsalo, recuerda cuáles son tus objetivos y dónde y cuándo vas a distribuirlos.

Plataformas on-line alternativas

 

Amazon universaliza el acceso a nuestro trabajo creativo

Si nos enrolamos en KDP Select tenemos unos beneficios de promoción interesantes, que unidos a una descarga gratuita en un primer lugar, y después a un precio bajo (0,99€), logramos un impacto importante y un volumen de reseñas y lectores muy interesante.

¿Pero después qué pasa? ¿Se mantiene en el tiempo este éxito en Amazon? En la mayoría de los casos, si logramos dicho éxito, que no siempre se logra, es muy difícil mantener más allá de seis u ocho meses un buen nivel de ventas en Amazon y es necesario empujar con promoción desde nuestra propia actividad en las redes sociales.

De esta manera, estamos cubriendo una parte de nuestra audiencia potencial, la que utiliza habitualmente Amazon para descubrir nuevas obras. ¿Y qué ocurre con otra parte de nuestra audiencia que utiliza otros canales?

Plataforma Lektu  para distribución digital

Lektu es una plataforma española con ambición internacional que permite la puesta a disposición del público todo tipo de obras digitales. Tiene dos particularidades, una es que las obras no van protegidas por DRM, como filosofía de la casa; y la otra es que permite diferentes formas de pago como el pago social o el paga si te gusta, para utilizarlas como herramientas de marketing.

Cada vez hay muchos usuarios que utilizan la plataforma Lektu como su descubridor de nuevas obras, al igual que hacen muchos usuarios de Amazon. Lektu se queda con el 25% del importe de las ventas logradas.

Plataforma Bubok de publicación digital y de impresión bajo demanda

Bubok es otra plataforma española con presencia local en varios países hispanohablantes. Su fuerte es que puedes ofrecer tu obra en impresión bajo demanda sin coste alguno para ti. La plataforma se queda el 20% del precio de venta. En el caso de la impresión bajo demanda Bubok te permite como autor realizar compras a precio de coste y con descuento por volumen.

Su catálogo de obras autoeditadas es bastante amplio, y es también un buen canal para descubrir a nuevos autores.

Conclusiones

  • Plantéate unos objetivos y una estrategia de marketing online para tu obra. Y un plan de acción.
  • Después de Amazon (si es que es tu primera elección), incluye en tu plan la presencia en otras plataformas digitales alternativas como Lektu o Bubok, de acuerdo a tus intereses.
  • No descartes en ningún momento la promoción offline de tus obras, es más, a ser posible inclúyela en tu estrategia desde el principio.

Servicios de difusión on-line y off-line para autores

En Basicast estamos trabajando para ofrecer un servicio de difusión on-line y off-line para creativos que puede incluir la maquetación en formato epub, subir la obra a Lektu y/o Bubok, impresión de marcapáginas y flyers, etc., en combinación con nuestros servicios de blog para creativos (libros/autores, books de fotos). Si te interesa que te informemos en cuanto tengamos el servicio listo, déjanos tus datos en el siguiente formulario. Gracias.

Actividades de promoción on-line y off-line
Enviando

NB: los enlaces a Lektu y Bubok son de afiliado.

Publicado el

La web del escritor

La primera pregunta es si como escritor necesitas una web. No importa el tipo de escritor que seas, lo popular o desconocido que seas, si tienes muchos o pocos seguidores, si acabas de empezar o ya has escrito varios libros, si los has autoeditado o los has editado a través de una editorial. No importa si tus libros o relatos están disponibles en formato digital ebook o en formato papel. Todo eso no importa.

Lo importante es que el mundo digital y el mundo físico ya hace tiempo que se fusionaron, y que uno no puede vivir sin el otro (es mutuo). Hoy en día necesitas una presencia online, como canal propio de comunicación y ventas, o como canal de refuerzo o complementario, o escaparate (llámalo como quieras) a la presencia física. Si ofreces algo al público, necesitas estar online, sea lo que sea lo que ofrezcas.

La primera excusa: no tengo tiempo

La excusa de que no tienes tiempo para mantener una web no es válida, porque no es cierta. Me explico. El tener una web no significa dedicarle horas y horas, ni a crearla ni a mantenerla. Personalmente considero muy interesante ofrecer un blog personal como escritor, pero no es imprescindible, y desde luego eso sí que requiere tiempo. Para disponer de una web no necesitas tanto recursos. La web puede ser estática, es decir, como una carta de presentación de tu persona como profesional, como escritor, o incluso puede ser una web de presentación de tu/s libro/s. No necesita mantenimiento.

Para crear una web, sin conocimientos de este medio tan accesible como usuario y tan hostil cuando uno quiere estar presente en él, necesitamos las siguientes cosas.

Qué necesitamos para tener una web

  • Saber lo que queremos: para esto lo mejor es aprender por comparación. ¿Qué es lo que quieres tener que has visto en otros escritores? Pregúntales cómo lo han hecho, qué han necesitado, cómo te recomiendan que actúes si quieres algo parecido a lo suyo…
  • Contratar un servicio que haga la mayor cantidad de cosas por ti de todo lo que quieres hacer: obviamente te interesa un servicio económico, a quién no. Si tienes presupuesto puedes encargar a una empresa o profesional que se haga cargo de todo. Si no es el caso hay múltiples opciones, tantas que lo mejor es que investigues un poco las alternativas. Desde Basicast.com te ofrecemos un alojamiento con aplicación de gestión de contenidos instalada y configurada (WordPress) para crear la web de tu libro o tu web de escritor, y todo el soporte que necesites para poner en marcha tu web.
  • Dedicarle unas horas a crear el contenido base de tu web, tu escaparate: no es mucho lo que tienes que hacer, sólo un formulario de contacto, una bio sobre tu persona  y lo que haces, y lo que quieras poner a modo de presentación como por ejemplo tus libros, y añadir las redes sociales en las que estás presente de forma activa.

Una vez montada tu web, que no tiene que ser ninguna cosa espectacular, ya no tienes que tocarla mas que de vez en cuando si quieres actualizar algunos de los contenidos que has puesto en ella. Si quieres puedes tener un blog dentro de tu web, pero no es necesario si no tienes tiempo para mantenerlo.