Cómo planificar la escritura de una novela

¿Tienes ya una historia y no sabes cómo empezar? ¿Deseas difundir las enseñanzas que te ha proporcionado la vida a través de un alter ego, si bien te sientes estancado a partir de la cuarta página? ¿Has imaginado toda una trilogía de aventuras intergalácticas pero encuentras problemas para mantener la coherencia del relato en una marabunta de lugares, personajes que van y vienen, desaparecen y reaparecen por arte de magia?

En esta artículo vamos a ayudarte para que dispongas de las mejores herramientas con las que elaborar tu novela. ¡Espera! No te vayas aún. Sé que acabas de darte un enorme susto y vas a salir con que eso de la planificación es muy complicado y, lo que es peor, te inhibe las ideas y ahoga tu creatividad artística. Es normal que pienses de esta forma si todavía no te has enfrentado al gran reto de escribir. Así que, tan pronto la respuesta a cualquiera de las preguntas que he planteado al inicio de este post sea afirmativa, estarás preparado para seguir leyendo.

Antes de empezar: leer

Relacionado con lo anterior, y continúo con las malas noticias, estoy convencido de que es condición imprescindible, para que te conviertas en escritor, el que te guste, vivas la literatura con pasión. Vamos, que leas. Seguro que puedes citarnos el nombre de un humilde pastorcillo que nunca acudió a la escuela y, sin embargo, extrajo de su interior hermosos versos. O el de una escritora mística que componía en pleno trance, al igual que, por otros modos, hacían los autores malditos del siglo diecinueve francés después de haber degustado unos cuantos tragos de absenta… En serio, si no te gusta leer, me sorprenderá mucho que dentro de ti se esconda un escritor.

Todos hemos sentido ese impulso de componer nuestra primera novela valiéndonos del poderoso torrente de ideas que surgen de nuestra mente, el inagotable caudal de emociones que vivimos en la juventud… Así que, con el argumento de no querer contaminarnos, nos negamos a leer lo que otros han escrito antes.

Un buen amigo me llamaba con frecuencia para explicarme un nuevo enfoque para su primer relato que nunca terminó… ¿Y por qué nunca lo llevó a cabo? Algunas de sus ideas eran muy buenas, pero eso para él no era suficiente: estaba esperando que le dijera que eso no se le había ocurrido a nadie en cinco mil años de literatura universal. Estaba demasiado pendiente de encontrar un giro artístico que jamás hubieran visto los tiempos. No digo que no fuera capaz, sino que, por desconocer lo que otros habían hecho antes, sus posibilidades de innovar eran prácticamente cero. Y lo peor de todo: gastó toda su energía en la búsqueda de una revolución que sencillamente no podía provocar porque ni siquiera conocía el universo que estaba pretendiendo cambiar.

Si te has animado a ampliar tu imaginario con todo tipo de historias y autores, te anticipo que ya has ganado. Vas a vivir historias que te dejarán atrapado, tu bagaje va a incrementarse y, aunque te cueste creerlo, recibirás inspiración por toneladas.

¿No sabes qué leer? ¿Necesitas sugerencias para descubrir nuevos libros, clásicos y modernos? Aquí hay todo tipo de libros.

Segundo paso: la historia

Ahora viene la fase siguiente: ¿sobre qué escribir? Por un lado necesitamos encontrar un banderín de enganche que pueda resultar atractivo, con una historia y uno o varios personajes como punto de partida. A continuación, elegirás una época, un lugar, una serie de circunstancias y personajes secundarios que te ayudarán a alimentar la trama. Y, por supuesto, un género o mezcla de géneros con los que te sentirás más identificado: humor, intriga, viajes, romance, ciencia ficción, terror, erótico, aventura, historia, experimental…

Mi consejo es que termines de cimentar el trabajo anterior decidiendo el concepto o idea principal que deseas transmitir. Pueden ser, por ejemplo, el amor entre una madre y un hijo, la libertad, la búsqueda interior o los desastres de la guerra. Conviene revisar estos conceptos cada cierto tiempo, pues te servirán como brújula para continuar, especialmente en aquellos momentos en los que te sientas bloqueado, lo que, ya te anticipo, va a suceder de vez en cuando.

El primer volumen de la saga ‘Los pilares de la tierra’ contiene más de 1.000 páginas. ¿Piensas que Ken Follet fue escribiendo un capítulo tras otro, dejando que su imaginación hiciera todo el trabajo, hasta completar su obra maestra? Me atrevo a decir que primero concibió un todo, tal y como hemos explicado más arriba, para pasar a desmenuzar el todo en partes cada vez más pequeñas, hasta componer los capítulos, las tramas y las interacciones, cuidándose de mantener el interés y la coherencia.

La historia se pone interesante

Pongamos que el argumento que hemos pensado inicialmente puede resumirse en un solo párrafo. Una vez que tengamos la idea bien concebida, seguro que no nos costaría mucho ampliar un poco más esta información en tres bloques: presentación, nudo y desenlace. A partir de esta secuencia, empiezas a desarrollar la sucesión de escenas, decidiendo qué información vas proporcionando al lector en cada momento para mantener el interés, para ir profundizando en los detalles.

Por cierto, mantener el interés, que no se nos escape esto. Uno de los modelos que mejor funcionan es el denominado de dientes de sierra, por el que las tramas van ganando en interés hasta terminar en lo más alto. Una vez explotada dicha trama, se vuelve a empezar con otra con cuidado de ir atrayendo la atención del lector, que se revolverá de ansiedad en el asiento mientras alcanza a averiguar cómo concluye esta nueva, y así hasta el final de la historia. Naturalmente, este esquema que hemos descrito en líneas generales podremos modificarlo según nuestra necesidad, siempre cuidando que el inicio de la novela nos invite a seguir y, naturalmente, que el final deje la lectura en lo más alto de la ola.

Los personajes y la localización

Algo parecido podríamos decir de las personas que intervienen en el relato. Y para ello, quiero brindaros esta reflexión: ¿sabrías recitarme de memoria todos los personajes que aparecen en ‘El señor de los anillos’? ¿Podrías describir qué carácter tienen, en qué momento aparecen, con quién se relacionan o qué función cumplen dentro del relato? Apuesto a que el propio Tolkien tampoco. Pero si todos ellos encajan oportunamente en el conjunto de su historia, es porque el autor se preocupó de ir tomando notas, escribiendo y tachando, para cuidar de cada detalle.

La obra ‘Romeo y Julieta’ se desarrolla en Verona. Sin embargo, para escribir esta joya del teatro, William Shakespeare no necesitó acercarse a la ciudad italiana. Te digo esto porque, una vez hemos llegado a este punto en el que la novela se encuentra bien estructurada, es necesario haberse documentado bien para poder describir con propiedad las circunstancias que envuelven el relato, el color de las calles y el olor de sus gentes, lo que viene a marcar la diferencia entre aquellos autores que tienen cariño por su trabajo y los que no. Igual que un tiburón puede oler la sangre a kilómetros, los lectores son extraordinariamente certeros para detectar aquellos pasajes en los que no se ha prestado atención a los elementos, a la ambientación, al contexto histórico.

Seguro que empiezas a comprender ahora por qué un enfoque sistemático ayuda en el proceso de escritura de una novela y por qué todo esta labor, aparentemente farragosa, termina por favorecer tu creatividad. Sencillamente porque una vez que tu historia está bien armada, llega el momento de que tu imaginación fluya de verdad. Y ahí, querido amigo, habrás alcanzado el nirvana al que todo escritor aspira: disfrutar de la escritura hasta el punto de que se convierta en pasión.

¿Quieres una guía un poco más detallada que te ayude a escribir tu novela? Aquí tienes una explicación paso a paso que te puede resultar interesante.

Si quieres leer otros artículos que hemos publicado sobre Recursos para Escritores puedes verlos en este enlace.

Todo esto está muy bien, ¿pero hay alguna herramienta para escritores que me ayude en esta tarea de organizar la escritura de un libro? La respuesta es que sí, existen varias herramientas que puedes encontrar fácilmente buscando por internet, pero la que nosotros te recomendamos en la que estamos construyendo en Basicast: SCRIPTANEXT, la herramienta online definitiva para escritores.


Share This