Publicado el

La promo al final del podcast, por favor

Cada vez más personas se animan a convertir en podcast su conocimiento, sus intereses, sus ganas de comunicar cosas. Me parece fantástico, y de hecho yo mismo ando detrás de encontrar la forma de poder ser regular para publicar un podcast semanal.

La regularidad cuando se publican podcast es fundamental para fidelizar al oyente y atraer a nuevos oyentes que ven que emites con una determinada frecuencia y por tanto merece la pena suscribirse al canal correspondiente.

Todo podcast tiene un objetivo para el que lo hace, además del de utilizar un medio de difusión para dar a conocer lo que quiere contar. Ese objetivo es la rentabilización del podcast, bien en la parte económica, bien considerándolo como imagen de marca o inversión en marketing de la actividad profesional de cada uno.

Hasta aquí todo normal. Ahora viene lo que a mí me chirría y se produce demasiado a menudo: muchos podcast comienzan con dos minutos de autopromo para vender algo o simplemente para contar los canales a través de los cuales puedes engancharte o fidelizarte con el autor.

No, señores, no. Empezar un podcast con dos minutos de autopromo no es buena idea. Esta es mi opinión:

  • Los seguidores habituales ya se conocen la historia promocional, no les aburras al principio repitiendo lo mismo de todos los podcast.
  • Los nuevos seguidores esperan encontrar información interesante o enetretenida, un anuncio publicitario no es precisamente lo que están deseando escuchar.
  • Si empiezas con autopromo parece que es lo más importante para ti, y eso no genera una buena imagen sobre ti.

La autopromo al final tiene más sentido como conclusión, como llamada a la acción. Antes de “pedir” has “dado”, generas mejor imagen de marca. Los oyentes no se van a quejar nunca de que te vendes al final de tu propio contenido. Los seguidores habituales que ya te conocen y conocen tu historia y no necesitan oírla de nuevo pueden dar por terminado el podcast. Ten en cuenta que ya te siguen y conocen lo que ofreces. Lo más probable es que escuchen la promo del final, no van a apagar corriendo el podcast, pero al hacerlo al final, además de invitarles a la acción cuando ya han terminado de escucharte (que es por lo que abrieron el podcast), no les parecerá “publicidad invasiva”.

Cada uno que haga lo que quiera, pero que conste que yo he dejado de escuchar a algunos podcaster por venderse durante dos minutos seguidos al comienzo de todas sus grabaciones.

Publicado el

Apunta para que tu podcast sea escuchado

¿Quién escuchará tu podcast? ¿Será interesante para tus seguidores en redes sociales? ¿Merecerá la pena el esfuerzo de crear un podcast con una periodicidad determinada?

La respuesta a todas estas preguntas es la misma: define a tu audiencia.

En primer lugar, creo que todos los podcaster lo son sobre todo porque les gusta… claro, pero si no te escucha casi nadie, te desmotivas. Vamos a intentar ponerle remedio a las bajas audiencias de un podcast, sobre todo cuando estás empezando.

Define tu audiencia antes de empezar

Si ya tienes un blog de contenidos tendrás a tu audiencia definida, o al menos deberías. Cuando menos, con la línea editorial que hayas marcado a lo largo del tiempo habrás definido a tu audiencia y podrás saber qué es lo que más le gusta y cómo le gusta.

Antes de comenzar con un podcast debes tener bien segmentada tu audiencia con algunas características definidas y debes ser consciente de estas características para que cada vez que hagas un nuevo contenido pienses en cómo le gustaría recibir ese contenido a tu audiencia, qué enfoques les atraen más, qué necesidades tienen, etc.

Si no tienes definida la audiencia corres el riesgo de crear unos contenidos demasiado variados o dispersos, sin un foco común, y eso dificultará la fidelización de los usuarios.

La definición de la audiencia también te ayudará en la elección del formato y tono del podcast: más o menos formal o informal, más o menos largo, más de opinión o de información… así que definir tu público objetivo tiene varias ventajas.

Escribe los guiones de tus podcasts para tu audiencia, no para ti

Ya hemos comentado en otras ocasiones los beneficios de disponer de un guión antes de ponerte a grabar como un loco. Si quieres que tus podcasts tengan una duración determinada y un estilo propio consistente en todos los capítulos, es necesario un guión.

Otro de los motivos por los que el guión es altamente beneficioso es que te permite tener muy claro, incluso por escrito con detalles, todo lo que vas a decir, y eso aporta seguridad y continuidad cuando hablas al micrófono.

Ahora bien, recuerda que los podcasts son para tu audiencia, no para ti, así que debes escribir el guión pensado en esa audiencia que tienes definida del paso anterior. Cuando escribimos un guión y no tenemos una técnica especial y no lo hemos hecho nunca, existe una tendencia natural a crear el mejor guión para uno mismo. Debemos evitarlo, y pensar siempre en el destinatario de nuestro podcast para que el guión se adapte a él, no a nosotros.

Esto nos permitirá tener guiones con más empatía con nuestra audiencia y por tanto tendrán mejor aceptación.

Google como aliado

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que Google no “escucha” nuestros podcast para saber si el contenido es interesante y posicionarlo en los resultados de búsqueda, así que necesitamos hacernos “amigos” del buscador para que nos envíe visitas que de otra forma no llegarían hasta nosotros.

Para que nuestros podcast sean relevantes en el mundo del contenido de texto no nos queda más remedio que escribir una introducción y un resumen sobre nuestro podcast, y publicarlo junto a él. Este texto debe cumplir con las mejores prácticas para conseguir posicionarlo correctamente en el buscador y que sea realmente efectivo.

Algunas de estas técnicas, sin entrar en demasiada profundidad son:

  • Una extensión mínima de 350 palabras: un contenido más corto será considerado de poco valor por el buscador, y nos interesa sumar la mayor cantidad de puntos a nuestro favor.
  • Utiliza negritas, introduce enlaces a contenidos relevantes de terceros, añade algún enlace interno a otros contenidos propios de tu blog.
  • Selecciona los términos más significativos de tu contenido y repítelos en el texto (sin pasarse), para que le quede claro a Google que esos temas son los importantes de ese contenido.
  • Sé muy didáctico, explica bien y sin rodeos de qué va tu podcast, los usuarios que lleguen a tu web o a tu página en el agregador de podcasts, deben sentir la necesidad de escuchar el podcast por lo que esperan encontrar en él de acuerdo a las expectativas que logres crear en tu resumen.

El posicionamiento en Google o SEO es una disciplina en sí misma que podemos ir aprendiendo poco a poco. No es necesario preocuparse en exceso (en mi opinión), pero sí al menos cumplir con las características más importantes que además de benficiar al SEO, benefician a nuestra audiencia.

En redes sociales, repite, pero cumple la regla del 20/80

Una gran parte de tus seguidores en redes sociales jamás leerá nada de lo que publiques. Esto es la realidad, entre cientos y miles de seguidores, no podemos esperar que todos se enteren de lo que decimos en la red social, aunque la tasa de impacto dependerá del funcionamiento de cada red.

En cualquier caso, como también es lógico, cada usuario utiliza las redes sociales en un momento del día, y cuanto más alejados en el tiempo estén nuestros mensajes de su momento de uso de la red, menos probabilidades tenemos de que nos lean salvo que sean usuarios fieles que no quieren perderse habitualmente lo que publicamos.

Por tanto, y a donde quiero llegar, es que es bueno repetir nuestros mensajes de autopromo, es decir de difusión de nuestros propios contenidos, a lo largo del día en distintos momentos, o bien a lo largo de varios días. Esto nos permitirá llegar a más personas de entre nuestros seguidores.

Nunca debemos olvidar que en en las redes más populares como Facebook o Twitter es buena idea cumplir la regla no escrita de hablar de nosotros un máximo del 20% de los mensajes y el resto deberían ser interacciones con otros usuarios, comentarios o menciones a otros usuarios, o difusión de contenidos de terceros. Esta proporción es la que se estima como óptima para lograr un mayor interés en nuevos usuarios que nos quieran seguir y para lograr una buena tasa de fidelización en las redes.

Aprovecha agregadores gratuitos de podcast

Sea cual sea tu servicio de hosting de podcast, además siempre puedes ofrecer tus podcasts a través de redes o agregadores grauitos como ivoox. Si quieres saber más de por qué deberías tener un servicio de pago para alojar tus podcast visita este enlace.

No te conformes con estar en un único lugar, si puedes estar en varios llegará a más audiencia. Recuerda decir en tu podcast que se acerquen a tu blog o canal principal de difusión si te interesa captar seguidores o suscriptores directamente para tu web.

Escucha podcast de otros para coger ideas y aprender

Escucha podcasts de otros autores siempre que puedas, y de autores y temáticas diferentes. Observa cómo arrancan sus podcasts, cómo los terminan, cómo suenan sus voces, la duración, los efectos sonoros o música que introducen, etc.

Aprenderás tanto o más por escuchar otros podcasts que leyendo información sobre cómo hacer un buen podcast. Detectarás tanto lo mejor como lo peor de los podcasts de otros, te darán ideas para tus propios podcasts y sabrás a qué cosas debes dar prioridad para mejorar tus grabaciones.

Espero que estas sugerencias te sirvan para mejorar tus podcasts, puedes dejarnos la dirección de tu episodios en los comentarios. Los aprobaremos todos y quedarán ahí para que otros lectores te conozcan.

 

Publicado el

¿Tu voz grabada no te gusta para un podcast?

¿Eres de los muchos que se han planteado alguna vez crear un podcast o crear un canal de vídeo y no te gusta cómo suena tu voz? ¿Te parece que tu voz es fea y no vale para un podcast?

Pues tengo que decirte que estás equivocado, que no hay voces malas ni feas para un podcast. ¿Acaso no hablas y te relacionas todos los días con un montón de gente?  Eso es lo más natural del mundo, la diferencia es que el podcast lo escucharán personas desconocidas, pero nada más.

Muchos profesionales que imparten formación o conferencias de forma habitual, cuando se graban la voz para un podcast no están a gusto con lo que oyen, ¿por qué? ¿no es lo mismo que te escuchen en vivo y en directo a que te escuchen en un audio grabado?

En realidad es muy parecido, lo que ocurre es que cuando escuchamos nuestra propia grabación nos concentramos en eso exclusivamente y prestamos mucha atención a los detalles de nuestra voz y de nuestra expresión y detectamos de golpe todo lo que podemos mejorar para comunicar mejor. ¡Eso es bueno!

No debes asustarte ni disgustarte por cómo suenas en un podcast. Lo que tienes que hacer es trabajar los puntos más débiles y mejorar en cada podcast que grabes, ¡pero no dejes de crear un podcast sólo porque te parece que tu voz no es adecuada!

Hay unas cuantas cosas sencillas que podemos hacer para mejorar el sonido de nuestra voz, da igual que sea grave que aguda, ronca o rasgada. Estas son mis sugerencias:

  • Presta atención a cada palabra que dices como si todas fueran igual de importantes en la frase, e intenta hablar más despacio vocalizando al máximo.
  • Practica leyendo en voz alta y grabando estas lecturas. Escúchate y repítelo intentando mejorar una sola cosa cada vez.
  • Como todo, las locuciones de podcast requieren práctica, así que empieza cuanto antes a grabar tu podcast y sé constante con las prácticas previas diarias además de tu podcast (sea cual sea la frecuencia de tu podcast).
  • Escribe un guión para tu podcast, de esta manera tendrás menos dudas al hablar porque ya habrás escogido las palabras más adecuadas para lo que quieres comunicar.
  • Prueba a utilizar distintos tonos de voz, distintos énfasis. Cuando hables al micrófono imagínate que le estas hablando a una audiencia concreta, determinada, no a un desconocido, y habla para esas personas como si las tuvieras delante.

Verás qué rápido te parece que tu voz es perfecta para un podcast.

Publicado el

Trucos para mejorar las locuciones de tu podcast

Tras el primer momento en el que decides crear un podcast y durante la primera grabación te das cuenta de que no es nada fácil tener una locución fluida y constante. Las repeticiones y la edición posterior hacen milagros y parece que nuestro podcast es un continuo sin pausa que hemos grabado todo seguido para disfrute propio y de nuestros oyentes. Pero la realidad es más dura, y te das cuenta de que grabar un podcast te ha llevado diez veces más el tiempo que marca la grabación final.

Afortunadamente hay varias formas de mejorar esta situación y de conseguir mejores locuciones de podcast con menos esfuerzo, y sobre todo reducir las repeticiones y reducir la edición final del podcast grabado.

Cuando escuchamos a periodistas de radio llenar horas de programa con soltura, continuidad, sin muletillas al hablar, etc., nos entra una sana envidia. Lo primero que debemos tener en cuenta es que estos periodistas de radio tienen un guión. Es verdad que están preparados y tienen experiencia, además de que probablemente tienen un don innato para la locución. Pero no menos cierto es que se preparan muy bien los programas.

El guión es fundamental, y nos permite tener un hilo continuo en nuestro discurso. Los primeros podcast posiblemente necesitemos un guión más detallado, incluso con lo que queremos contar en texto casi al completo por escrito para leerlo. ¿Leer el podcast? Sí, es posible si sabemos cómo hacerlo para que quede como habla natural, al estilo de un presentador de telenoticias, pero cuidado que tu locución puede quedar un poco artificial si no tienes práctica o si lees un texto al pie de la letra en vez de interpretar el guión.

Cuando vayamos teniendo soltura y sobre todo tengamos muy claro lo que queremos contar, no necesitaremos el guión tan detallado.

A continuación nos queda por resolver dos grandes problemas en las locuciones: la trabucación y las muletillas. Cuando nos trabucamos decimos palabras comiéndonos letras, las cambiamos de género, o decimos palabras que no son y en realidad no queríamos decir, tartamudeamos, etc. Las muletillas surgen para llenar los vacíos de sonido que utilizamos para pensar en lo que vamos a decir y para (sin darnos cuenta) mitigar el nerviosismo o la presión de que tenemos que dar continuidad al sonido, continuidad a nuestro habla.

En los dos casos, para grabar un podcast con mayor calidad, menos trabucaciones y menos muletillas podemos seguir los siguientes consejos:

  • Tu podcast no es un examen, es algo para disfrutar y quienes te escuchan lo hacen porque quieren. No se darán cuenta ni de la mitad de los errores que puedas cometer (trabucaciones y muletillas) y sobre todo, no les importa salvo que sean exageradamente notables puesto que en el día a día nuestro cerebro está acostumbrado a eliminar de las conversaciones todas esas cosas superfluas. ¿Acaso crees que cuando charlamos de manera informal lo hacemos con la perfección de una locución de radio? Así que lo primero es grabar el podcast con una disposición relajada y tranquila.
  • Lee en voz alta cualquier texto de un libro: empieza leyendo despacio, siempre en voz alta, tomando consciencia de cómo se escucha tu voz. Te darás cuenta de cuándo te trabas, te comes sílabas, no vocalizas lo suficiente y no se te entiende bien, etc. Hazlo de forma pausada, intentando vocalizar mucho y prestando mucha atención a lo que estás leyendo (siempre en voz alta). Si practicas a diario, en pocos días tendrás un control absoluto de tus locuciones para los podcast. Después aplica estas mismas técnicas cuando grabes tus episodios de podcast y verás qué buen resultado tienes. Habrás reducido de manera natural y sin esfuerzo, tanto las trabas al hablar como las muletillas (típicos eeeh, vale…)
  • Las partes más complejas de tu podcast o de las que no tengas tanto conocimiento redáctalas y léelas teniendo el cuidado de entonar una voz natural y que no parezca que estás leyendo un texto.

En resumen para mejorar las locuciones de los podcasts: practica (leyendo en voz alta), no tengas prisa, habla despacio, vocaliza y disfruta.

Si quieres algunas sugerencias más te dejamos este artículo muy interesante sobre trucos para hablar en radio.

 

 

Publicado el

11 pasos para hacer un guión para tu podcast

Hace unas semanas ya hablamos del guión en los podcast. Si quieres llegar a tener una buena audiencia fiel para tus podcast, es imprescindible que tengas un guión para cada sesión o capítulo, ya sea de cinco minutos o de dos horas.

Cuando más elaborado esté el guión, mejor resultado obtendrás del podcast, lo sabrás por experiencia propia después de los primeros diez capítulos que grabes, pero si quieres empezar bien desde el principio, o aún no sabes qué es lo que le falta a tu podcast, sigue leyendo: un guión.

Beneficios de un guión en un podcast

Hay algunos beneficios bastantes claros cuando tienes un guión para tu podcast. Algunos de ellos son los siguientes:

  • Tu locución tendrá más continuidad y tendrás que editar mucho menos el podcast.
  • Sabes lo que vas a contar y por tanto puedes hablar un poco más deprisa que en una conversación “normal”, lo que se agradece en los oyentes que tienen el tiempo limitado para escucharte a ti y a otro montón de podcasters.
  • Un guión te permite madurar las ideas durante unos días y mejorarlo antes de ponerte a grabar.
  • Al trasladar a un guión lo que quieres contar en tu podcast descubrirás que a veces necesitas aportar información previa de base o que necesitas documentar mejor determinados datos para dar un buen argumento o información de calidad a tus oyentes.
  • Un guión para tu podcast te permite hacer previsiones de efectos sonoros y música para ambientarlo con lo que ganará mucho la producción final.

Pasos para crear el guión de tu podcast

Cada uno tiene sus formas y sus costumbres, pero vamos a intentar dar unas pautas que te pueden servir para confeccionar el guión de tu podcast con facilidad. No te asustes, no se trata de escribir el guión de una película, se trata de estar preparado para que la grabación sea lo más natural posible y que la información que estás aportando tenga el mayor valor posible para tu audiencia, además de intentar hacer amigable o apetecible el ser escuchado.

El guión tiene varias fases, y en cada una de ellas se va desarrollando más. En ocasiones esto nos puede hacer volver hacia atrás para mejorar el resultado de cada paso y el resultado final, así que eso no debe ser un motivo de preocupación, sino al contrario, un motivo para justificar que necesitas elaborar un guión para obtener un buen resultado con tu podcast.

  1. Ideas: lo primero es tener la idea general del tema sobre el que se quiere tratar y su enfoque, el punto de vista desde el que se va a abordar en el podcast. ¿Tienes dificultades para generar contenidos? La clave para no quedarse seco de ideas es doble, por un lado tener muy clara la temática general de nuestros contenidos. Y en segundo lugar, hacer una lista de 12 temas que nos gustaría tratar, y utilizarlos como programación para las siguientes 12 semanas. Cuando te queden sólo cuatro temas por tratar, tienes que hacer una nueva lista de otros 12 temas, y así sucesivamente. Esto vale no sólo para los podcast sino para cualquier tipo de contenido, texto, audio o vídeo, y realmente así es mucho más fácil cumplir con el ritmo de publicación. Si publicas un podcast a la semana, con esos doce temas tienes casi para tres meses.
  2. Objetivos: Tienes que marcarte un único objetivo principal por cada podcast. ¿Qué quieres transmitir? ¿Qué quieres contar que quede claro? ¿A qué conclusión quieres llegar? El objetivo principal puedes (si es un podcast largo debes) desglosarlo en unos tres objetivos específicos. No te pases de objetivos, que los buenos podcast no tienen por qué ser muy largos, de hecho lo ideal es que sean de un máximo de 45 minutos si son instructivos o divulgativos (en nuestra opinión). Aunque la verdad es que nos gustan los podcast de 20 minutos como mucho, son más fáciles de escuchar en cualquier momento del tirón.
  3. Esquema / Estructura: Básicamente se trata de definir una historia para nuestro podcast. Un inicio con gancho, un planteamiento o hipótesis, un desarrollo y una conclusión final. Esto es más o menos, ya que dependiendo del tipo de podcast esto puede variar enormemente.
  4. Documentación previa: La precisión es muy importante, piensa que te pueden estar escuchando expertos en el tema del que estás tratando. Es mejor no entrar en asuntos que se desconocen o que no se tienen bien documentados, e incluso decir “de esto no hablo porque no conozco el tema lo suficiente”. Aún cuando seas un gran experto en un tema, te vendrá bien tener datos precisos y actuales sobre el tema que tratas. Busca estos datos y apórtalos, eso da mucho valor a tu podcast.
  5. Desarrollo de cada parte de la historia: Ahora lo que te queda es la redacción del contenido del podcast. Dependiendo de lo exhaustivo que quieras ser puedes escribir el guión completo de lo que vas a decir o solamente poner las ideas principales para luego exponerlas de manera natural sin leer nada específico.
  6. Revisión de coherencia, cumplimiento de objetivos: Ya has terminado con la redacción, y la pregunta necesaria es ¿el guión sirve para cumplir los objetivos marcados? ¿Se puede mejorar?
  7. Revisión de arranque y final del podcast: En la revisión del podcast antes de grabarlo hay que prestar atención especial al principio y al final, ¿el principio engancha al oyente? ¿el final es contundente y deja buen sabor de boca?
  8. Revisión de guión completo: ¿Pero otra vez revisar? En realidad este punto lo podemos llamar “madurar” el podcast. Lo ideal es dejarlo reposar unos días por si se nos ocurre alguna manera de mejorar nuestro guión antes de la grabación. Las prisas no son buenas, y desde Basicast.com recomendamos este timepo de reposo del guión antes de lanzarnos a grabar el podcast.
  9. Grabación: Ya no hay nada que te detenga, lo tienes todo controlado. Lo único que tienes que hacer ahora es disfrutar mientras grabas el capítulo de tu podcast.
  10. Edición / Postproducción: Si eres un crack el podcast te saldrá de un tirón sin necesidad de ser editado, pero si eres un mortal común probablemente necesites editar alguna partes en las que hayas dejado pausas, o que porque te has trabado y has repetido la locución, etc. Además está la parte de producción en la que añades una cortinilla de comienzo y al final, alguna transición sonora o musical a medias… estas cosas ya son cuestión de gustos, tiempo y habilidades con los programas de edición. No te apures por no añadir sonido o música, si el contenido es bueno no es necesario, aunque sí es cierto que causa muy buena impresión.
  11. Ponle título a tu podcast: En ocasiones el título del podcast lo tenemos muy claro desde el principio, pero en general suele ser complicado poner un título adecuado que responda al contenido y además despierte cierto interés en la audiencia. Aunque hayas puesto un título al principio, revísalo, a lo mejor se te ocurre algo mejor después de todo el trabajo que has hecho.

 

Publicado el

¿A tu podcast le falta audiencia?

Siempre queremos más, y cuando estamos empezando motiva ver cómo aumentan las visitas y las escuchas a nuestro podcast. Si tenemos una comunidad nutrida a nuestro alrededor podemos empezar con cierto empuje, pero cuando empezamos desde cero no es fácil.

¿Qué podemos hacer para conseguir audiencia para nuestro podcast?

Lo primero que debemos pensar es que es mucho más ventajoso conseguir que una visita se convierta en oyente y un oyente nuevo en oyente fiel, que conseguir una nueva visita. Por tanto, todo el esfuerzo que hagamos para captar audiencia debe ir precedido de un esfuerzo igual o superior en preparar que ese visitante se quede por mucho tiempo para escuchar cada podcast que creamos.

Algunos trucos que potencian la fidelización de la audiencia para que vuelvan y se suscriban a nuestro podcast:

  • Deja muy clara la temática de tus podcast y mantente fiel a ella: si te gusta hablar de temas muy dispares, es mejor que crees varias series de podcast diferentes para públicos diferentes.
  • Publica tus podcast con una regularidad: la regularidad la marcas tú, pero sé constante y no te la saltes. No te marques objetivos demasiado ambiciosos al principio para no arriesgarte a quedar mal.
  • Prepara los podcast con antelación, si puedes incluso tener grabado uno de más de acuerdo a tu frecuencia de publicación mucho mejor.
  • Fíjate unos días y horas de la semana para las distintas tareas de producción de tu podcast: ideas, esquema, sonidos, documentación, guión, grabación, edición, publicación, etc. Lo puedes hacer todo el mismo día, pero si lo divides en tareas y lo repartes en varios días te será más fácil cumplir con tus objetivos.

Publicas un podcast y esto no ha hecho mas que empezar

Ahora tienes que conseguir la máxima difusión, así que te recomendamos algunas cosas para mejorar el resultado y aumentar tu audiencia:

  • Añade una opción de suscripción por correo electrónico: los suscroiptores recibirán un aviso por correo electrónico cada vez que publiques un nuevo podcast. Esto lo puedes hacer por ejemplo de manera gratuita con el servicio Feedburner de Google.
  • Además de publicar los podcast en tu propio blog (por ejemplo en Basicast.com), súbelo a otras plataformas gratuitas como iVoox: recuerda que te interesa crear tu propia marca personal, por lo que no te olvides de añadir la dirección de tu blog personal.
  • Difunde tus podcast en las redes sociales más de una vez, varios días, a varias horas: sobre todo si utilizas Twitter, donde el tiempo real es importante para lograr interacciones, el momento es muy importante, y no todos tus seguidores verán lo que publicas si siempre lo haces a las mismas horas y los mismos días.
  • Añade la dirección de tu blog podcast en tu firma de correo electrónico: de esta manera te mantienes tu imagen de marca y de paso conseguirás algunas visitas nuevas.
Publicado el

¿Necesito un guión para mi podcast?

 

Cuando uno se plantea crear contenidos de audio como podcast o vídeos, enseguida pensamos en qué herramientas necesitamos para llevarlo a cabo. Micrófonos, cámaras, iluminación, cables, programas de edición de audio y vídeo, etc. Y después de tener todo eso, nos enfrentamos a la dura realidad, y es que las locuciones para el podcast no salen fluidas, nos quedamos parados ante la cámara…

En Basicast.com nos vamos a centrar en los Podcast, pero las recomendaciones sirven igual si queremos hacer vídeos.

Los podcast se editan

La mayoría de los podcast que podemos escuchar están editados, esto quiere decir que el sonido ha sido repasado, que las músicas de entradillas o fondo se han añadido posteriormente a la grabación de la voz, etc. Si hay entrevistas es posible que se hayan repasado las preguntas, o incluso que se hayan grabado en momentos diferentes al resto del podcast.

Por supuesto la excepción a todo esto es cuando el podcast proviene de un programa de radio en directo, aunque muchas veces se simulan entrevistas en directo dentro de un programa de información cuando en realidad la entrevista se ha grabado unos días antes y por un entrevistador diferente al que se escucha en la radio.

Si alguna vez has estado en un estudio de radio has podido comprobar que existe un guión milimétrico de todo lo que tiene que pasar cada minuto de programa. No es una exageración, el directo es un reto y si no se tiene todo previsto las cosas no salen bien. En programas diarios con secciones diferentes según el día de emisión tienen un plan de contenidos por hora semanal, y cuentan el tiempo de programa por el número de hora semanal que llevan: todo está medido por un guión.

El guión de podcast facilita las cosas

Tú también necesitas un guión para tu podcast. Esto no quiere decir que debas tener el texto completo de todo lo que vas a contar en el podcast como si se tratara del guión de una película, sino que debes tener un relato de principio a fin con todo lo que quieres contar, los pasos que vas a dar, el orden que vas a seguir, las preguntas que vas a hacer o que vas a responder como contenido de tu podcast.

Dentro de ese guión, el contenido lo “improvisas” como cuando te hacen una entrevista que no sabes lo que te van a preguntar y por tanto no puedes tener todas las respuestas preparadas de antemano, sino que vas respondiendo sobre la marcha, contando lo que quieres.

Si este guión para tu podcast lo que ocurre es que llega un momento es que te trabas la lengua más de la cuenta, que te paras a pensar y tienes que hacer una pausa, que no enfocas correctamente un tema y tienes que repetir… Después de todo vas a editar tu podcast y cortarás lo que sobra o está mal, las partes que has tenido que repetir, etc, pero cuanto más fluido y natural grabes tu podcast mucho mejor. Y la mejor naturalidad o improvisación es la que se ensaya durante una semana como dijo el payaso Miliki.

La escaleta en el guión del podcast

Así que no lo dudes, un guión para tu podcast es necesario, lo más completo posible, con todas lo que quieres contar. Si quieres llegar a nivel casi profesional creando tus podcast, entonces tu guión contará con una escaleta temporizada, es decir, con todos los pasos o escalones de tu podcast y el tiempo que va a durar cada uno de estos pasos.

Uno de los objetivos de un buen guión de podcast es que no se note que existe, como si todo fuera un flujo continuo que ha surgido de manera natural. Cuando consigas un guión y un podcast así serás uno de los mejores podcasters del mundo.

Puedes aprender más sobre los guiones para podcast con estos recursos: